Pasar al contenido principal

Galería: Los coches más exclusivos del mundo se embarcan en un road-trip

No vas a creer el metal que se ha dado cita en los Alpes suizos.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Texto: Rowan Horncastle/Fotos: Alex Penfold

En uno de los extremos del Club de Coches de Top Gear tenemos una muchachada que hace quedadas en aparcamientos mal iluminados, intercambia pegatinas y pone bandejas de hamburguesería bajo las ruedas de sus coches de tracción delantera para driftar. Y en el otro extremo… bien, tenemos lo que aparece en la galería de fotos sobre estas líneas. Probablemente estás ante uno de los clubes de vehículos más exclusivo que jamás hayas visto.

Se llama ‘Supercar Owners Circle’ (Círculo de Propietarios de Superdeportivos), una fraternidad exclusiva de coleccionistas exigentes a los que, sorprendentemente, no les importa sacar estas piezas carísimas de sus garajes con control de temperatura y humedad y darlas una buena paliza. Específicamente, lo hacen por las carreteras más pintorescas que rondan la frontera entre Suiza e Italia, antes de presumir de su potencia, unos contra otros, en una vía más ancha.

Verás, da igual cuántos números haya en tus cuentas bancarias; el sentimiento de comunidad que rodea a los propietarios de coches no cambia nunca. Es lo que tienen los vehículos. Y vaya vehículos. Para ganarte el acceso a esta ‘iglesia’, has de conocer todos los saludos y silbidos secretos que traen consigo los coches más exclusivos del mundo, los de producción limitada. Después, debes liarte la manta a la cabeza y comprarlos.

En este lote, un Ferrari 812 o un McLaren 720S no se llevarían ni una mirada; hablamos de lo más sobresaliente entre las cuatro ruedas, hecho por y para unos pocos. Rarezas como un Ferrari Testarossa F.Z.93, Ferrari F12 TRS, Aston Martin Vantage GT12 Roadster, un Mercedes-Benz CLK GTR, un Porsche 911 GT1 Strabenversion y los ‘renacidos’ Jaguar E-Type Lightweight.

Desde su lanzamiento en 2014, el Círculo de Propietarios de Superdeportivos ha crecido, ahora ramificándose con eventos en Hong Kong o Abu Dhabi o cualquier otro atolón para gente de pelas donde puedan localizarse automóviles alucinantes. Niños, si necesitáis un club al que aspirar a pertenecer más adelante en esta vida, podría ser éste. Como inspiración, echad un vistazo a las fotos de Alex Penfold: las tenéis en la galería.

Lecturas recomendadas