Pasar al contenido principal

7 cosas por las que ningún equipo de F1 quiso fichar a Fernando Alonso

Cuando ser uno de los mejores de la parrilla no es suficiente para tener el mejor asiento

Imagen de perfil de Rodrigo Fersainz
Fernando Alonso

No te pierdas: ver el GP de Italia de F1 2018

Es uno de los más valorados de la parrilla. Está en plena forma. Aún tiene juventud y velocidad. A todo ello, le suma una gran experiencia combinada con una innegable sed de victoria. Pero el asturiano parece haber caído en desgracia y no sólo porque su McLaren siga lejos de los puestos de cabeza. Por esa falta de resultados y para triunfar en otros campeonatos, el año que viene no estará en la F1. Estas son las 7 cosas por las que ningún equipo quiso fichar a Fernando Alonso.

1 Falta de marketing

Fernando nunca ha destacado por saber gestionar todo aquello que está fuera de la pista y que a veces es tan importante o más que conducir si se quiere dominar. Desde sus comienzos, su fama fue la de frío, distante y apático con los aficionados y con la prensa, ganara o no. Apenas concedía entrevistas, no era accesible en los circuitos y resultaba esquivo con todos hasta en paddock.

En el GP de España, no era raro que fuera el único piloto que iba del motorhome al box corriendo para no hablar con nadie más allá de lo estrictamente necesario...   

VÍDEO: Así celebró Alonso sus 330 GP en F1

2 Ambiente negativo en los equipos

La sinceridad de Alonso tampoco ha sido buena consejera para él. Al ganar el título con Renault, muchos echaron de menos un poco más de humildad a la hora de los agradecimientos por ese momento culmen en su carrera deportiva. Pero ya entonces, su relación con Ferrari y Schumacher, sus máximos rivales, eran tirantes y frases como "hacen trampas, como siempre" le crucificarían para siempre de cara al entonces jefe de Equipo de 'la scuderia', Jean Todt, futuro presidente de la FIA. 

Aquello privó a Fernando de fichar antes por Ferrari, por lo que el español, si quería optar a uno de los equipos grandes, tenía que ir a McLaren, la escudería que en 2007 sería el gran frenazo a su fulgurante trayectoria: a pesar de llevar el '1' en el monoplaza como bicampeón del Mundo, no supo establecer las condiciones para asegurarse el liderazco del equipo y Ron Dennis acabaría apoyando al debutante Hamilton... y regalando el título a Raikkonnen (Ferrari) en la última carrera del año. 

Sigue leyendo: 5 razones por las que Alonso abandona la F1

Alonso y Hamilton en 2007

Quemadas las naves Ferrari y McLaren, Alonso volvió a Renault dos años esperando tiempos mejores. Y aunque llegaron algunas logros, la sombra del 'crashgate' (Nelsisho Piquet (en la foto superior) se habría estrellado intencionadamente para favorecer un safety car que dio la victoria a Fernandom y esto le acabaría costando la expulsión de la F1 a su principal valedor, Flavio Briatore). 

2010 fue por fin cuando, con Todt ya fuera del equipo, el español volvió a la primera división, con Ferrari. Sin embargo, las desavenencias con los italianos empezarían desde el momento que un fallo estratégico en la última prueba del año le privaría del ansiado título. Y la era de los invencibles Red Bull (cuatro mundiales consecutivos) y Mercedes (con la entrada de los motores híbridos) tampoco ayudarían. Así, para 2015, el español volvía a McLaren a la desesperada. Y ya había quedamado otros muchos cartuchos: Ferrari, Red Bull y Mercedes, demasiadas ocasiones perdidas para brillar

VÍDEO: Así es el Minardi PS01, el primer coche de Alonso

 

3 "Juegos políticos"

Poco a poco, el cada vez más manso, simpático y luchador asturiano se había ido ganando fama de problemático. Con razón o sin ella, el piloto había estado en McLaren en el escándalo del espionaje, en Renault cuando se benefició del 'crashgate', en Ferrari cuando los rojos empezaron a perder el rumbo del desarrollo... y en la guerra civil dentro de McLaren, entre los de Woking (Dennis abandonaría la escudería a poco tiempo) y entre estos y Honda (lejísimos del resto de motoristas). ¿Le habría advertido Todt de todo esto a Fernando si hubieran tenido una relación algo más amable? ¿Habría tomado mejores decisiones el español de haber tenido buenos contactos en los despachos? 

Alonso, segundo mejor piloto de la temporada

Para colmo de males, el hecho de no tener ninguna opción en McLaren-Honda ni en McLaren-Renault siquiera para llegar al podio en las carreras más locas, hicieron que el número 14 se empezara a plantear combinar la F1 con otras competiciones como la Indy y el Mundial de Resistencia (WEC). Esta lección de pundonor -y de buen pilotaje- le han valido muchos éxitos morales y deportivos -(liderar hasta que el motor falló las 500 Millas de Indianápolis, el triunfo en Spa y las 24 Horas de Le Mans)... pero, también, los recelos desde dentro de la Fórmula 1.

Porque mientras que para McLaren, hasta ahora, dejarle competir en otras carreras (con marcas como Toyota, que no es competencia directa en la calle de McLaren pero sí de Renault) ha sido uno de los principales alicientes para retener a su piloto estrella, a otros equipos no les haría ninguna gracia un corredor así de inconformista que no estuviera centrado al 100% en su box. 

Incluso, por envidia o no, otros como Rosberg también han afeado a Alonso esta actitud: "Nadie quiere a Alonso por sus juegos políticos". 

4 Gran pilotaje

Paradójicamente, el hecho de que Alonso siga pilotando como la hace pone en un compromiso a los equipos que lo han tenido en sus filas y a los que no optan a él. Los primeros, quedan en evidencia por no poder darle el coche que merece, ya que todos han reconocido en público, cuando ha sido ya inevitable, que el factor humano está por encima del mecánico.

Los segundos han tenido a veces muy difícil justificar de puertas adentro y afuera no fichar al asturiano, sino a otros pilotos que no les han dado los resultados apetecidos. Y al final, esto es un negocio en el que hay que sumar todos los puntos posibles en cada carrera. 

5 Veto de otros compañeros

Así las cosas, las escuderías en las que Alonso podría seguir pensando para un futuro más exitoso han tenido pilotos estrella, consolidados como líderes del box, cuyo poder ha ido mucho más allá de su monoplaza. Y todo ellos, defendiendo sus intereses y su reputación, no han dudado en vetar la entrada de cualquier piloto medianamente competitivo... y, por supuesto, la del lobo en cuanto le han visto las orejas: Fernando Alonso, un corredor demasiado acostumbrado a superar al que siempre es el primer rival, el otro miembro de la escuadra. 

Y haciendo repaso, el futuro no es nada prometedor: Vettel lidera indiscutiblemente Ferrari; Hamilton hace lo propio en Mercedes (aún resentida con el asturiano por lo sucedido en 2007 y con una trayectoria autosuficiente con Rosberg y Hamilton); Verstappen es ahora el hombre fuerte de Red Bull (si es que alguna vez no lo fue), más que nunca, tras la marcha de Ricciardo. 

Y Alonso sigue queriendo estar ligado a McLaren. Ha hecho buenas migas con Zak Brown, máximo responsable del equipo tras la retirada de Ron Dennis. Junto a él, puede llegar a correr en la Indycar, en el Mundial de Resistencia... y seguir ganando, algo que en la F1 es muy complicado a día de hoy.

6 Hay que ofrecer muchas garantías

Si Fernando Alonso hubiera cambiado de equipo de cara a 2019 habría sido por un equipo que solo le prometiera una cosa: ser el favorito a conseguir el título de campeón del mundo. Y eso a día de hoy, si no estás en Ferrari o Mercedes, es imposible. O si nos apuras, Red Bull. Y en caso de haberles hecho hueco en alguno de estas formaciones, Alonso no habría tenido garantías. Ninguna de las escuderías puede tener la seguridad de ser el favorito en la pelea por el campeonato. 

¿Qué habría hecho Mercedes si contrata a Alonso como compañero de Hamilton y luego el coche no es bueno o hay una guerra interna? Lo mismo habría pasado con Ferrari y Vettel o con Red Bull y Verstappen Saben que no pueden atraer a un piloto de la talla del asturiano para tener más problemas que beneficios, cuando además saben que Fernando solo se va a mover con ciertas garantías.

McLaren en el pit lane

7 El piloto no marca la diferencia en la F1 actual

¿Para qué quieres contar con el mejor piloto de la parrilla de la Fórmula 1 si eso no te va a hacer ganar títulos? Nos explicamos: Vettel, Hamilton y Verstappen son a día de hoy suficientes para garantizar los mejores resultados para sus respectivos equipos en la categoría reina.

De hecho, éstos dependen más de cómo pueda rendir su coche que del propio piloto. Además, estos pilotos cuentan con escuderos que ayudan a mejorar el resultado global de la escudería... Ni Alonso iba a ser escudero ni iba a hacer que Ferrari, Red Bull o Mercedes despidieran a sus primeras espadas.

Sigue leyendo: el 3x1 de Alonso en Le Mans

El piloto no marca la diferencia en la F1 actual, lo hacen las soluciones técnicas que los equipos puedan introducir temporada a temporada o carrera a carrera. El piloto aportará regularidad, tiempos por vuelta mejores que los de sus compañeros de equipo, adelantamientos... pero no pondrá a un Renault en la lucha por la victoria.

 

Lecturas recomendadas