Pasar al contenido principal

La historia de Nürburgring como nunca antes te la habían contado

Con el paso del tiempo se ha convertido en el circuito más famoso de la historia. ¡Por algo será!

Actualizado

Si hablamos de Nürburgring tenemos que hablar de un trazo que ya va rozando el siglo de actividad desde que a mediados de los años 20, tanto el alcalde de Colonia y más tarde Canciller de la de la República Federal, Konrad Adenauer, como el empresario Hans Weidenbruck considerasen que un Circuito permanente en los bosques y colinas que rodean el pequeño pueblo de Nürburg era una buena idea. ¡Y tanto que lo era!

Han pasado muchos años y el asfalto del Circuito de Nürburgring se ha convertido en un emblema del motor, de la competición y de la diversión al volante, también es el lugar donde se desarrollan buenas partes de los coches que ves en la calle y donde las marcas se pelean por ser los más rápidos: aquí tienes algunos récords del Circuito de Nürburgring.

No te pierdas: ¡Un 2CV dándolo todo en Nürburgring... y su carrusel!

La construcción del Circuito de Nürburgring comenzó el 27 de abril de 1925, para ser finalizada dos años más tarde: toda una proeza que se explica por la gran cantidad de mano de obra que generó su construcción y que supuso un alivio tras la Gran Guerra. El objetivo principal de los creadores era la creación de un espacio de desarrollo para las marcas de coches alemanas, que en esos momentos ya luchaban por crear los automóviles más rápidos.

Debía ser un circuito donde se pudiesen simular muchas de las condiciones que se podían encontrar en la carretera. Mirad si la idea fue buena que ese concepto original sigue estando en plena vigencia casi un siglo más tarde: ¿cuántas otras cosas u obras pueden decir lo mismo?

 

 

Con un desnivel máximo de 300 metros y sus 174 curvas en sus 28.265 metros de largo originales, Nürburgring se consideró desde el comienzo como uno de los circuitos más exigentes del mundo. Rudolf Caracciola lo consideró como “la montaña rusa mas complicada del mundo”, tras ganar aquí la primera carrera disputada el 18 de junio de 1927.

En los comienzos, el Circuito de Nürburgring se dividía en tres sectores: el anillo norte, o Nordschleife, el anillo sur, o Sudschleife y el óvalo. El primero era el principal con sus 22,81 km, mientras que el sector sur contaba con 7,45 kilómetros y el óvalo con 2,24.

 

Nürburgring: ¿quién se atreve con él?

En la década de los 30 fueron varios los pilotos que se consolidaron como ‘Ringmeister’ o ‘maestros del ring’, al dominar todas las curvas y ganar varias carreras. Fue el caso de mitos como Tazio Nuvolari o Bernd Rosemeyer.

La Segunda Guerra Mundial provocó el cierre de Nürburgring, que fue utilizado ocasionalmente por la tropa para divertirse con los carros de combate: tal fue el destrozo que tras la contienda tuvo que ser reparado y prácticamente reconstruido…¡y eso que no cayó ni una sola bomba sobre su trazado!

No obstante, el circuito necesitaba una actualización y ese fue el momento elegido. En los siguientes años, el Circuito de Nürbugring empezaría a consolidar su importancia: en 1951 llegaría la Fórmula 1 al trazado y durante esos años se podría decir que el circuito vivió su máximo esplendor, con memorables victorias de pilotos tan importantes como Stirling Moss, Graham Hill, Jim Clark, Jack Brabham, John Surtees o Jackie Stewart. El recinto también albergó carreras de motociclismo.

 

 

A finales de los años 60 era el circuito más peligroso de la Fórmula 1 y no se había cobrado pocas vidas, entre las cuales estaba la del piloto Peter Collins en 1958. Era un circuito rápido, exigente y complicado, con un clima que tampoco ayudaba. En 1970 el Ring sufrió una seria actualización para intentar mejorar la seguridad de los pilotos y aunque la inversión de 17 millones de Marcos Alemanes ayudó a paliar algunas deficiencias, el circuito parecía no adaptarse del todo bien a las medidas de seguridad necesarias debido a la mayor velocidad de los coches ni a la retransmisión en directo de las carreras por la televisión. 

 

La historia de Nürburgring: el desenlace ¿fatal?

No obstante en 1972 el trazado volvió al gran circo aunque su vuelta sería breve: muchos pilotos pidieron el traslado a otros circuitos más seguros. Uno de estos pilotos era Nicky Lauda, que en 1976 sufriría un accidente brutal que sería la puntilla al trazado.

A partir de ese momento, el exigente trazado de Nürburgring solamente recibe de manera constante algunas carreras de resistencia, como las 24 horas de Nürburgring, una de las carreras más multitudinarias del mundo (en 1999 rodaron más de 200 coches a la vez) o las 6 horas de Nürburgring (actualización de los míticos 1.000 km de Nürburgring que se realizan desde 1953). 

Te interesa: ¿Son necesarios los récords de tiempos en Nürburgring?

No obstante, aunque la competición del más alto nivel no siempre esté presente en el 'Infierno Verde', su actividad es todavía realmente alta y mucho más mediática de lo que podrían soñar la mayoría de circuitos que reciben a la Fórmula.

Hoy el Nordschleife es dos kilómetros más cortos que el original y en este sinuoso trazado se combina el desarrollo de nuevos vehículos con la participación abierta de cualquier vehículo que esté dispuesto a dejarse los 29 euros de entrada y no tenga miedo a pegarse un trompazo, ya que lo que cuesta un accidente en Nürburgring no lo puede pagar cualquiera.

No tengo ninguna duda que el Circuito de Nürburgring cumplirá los 100 años en plena forma y lo hará gracias a la brillante idea original de crear un circuito exigente y complicado: su extrema complejidad estuvo a punto de provocar su desaparición, hoy es su principal valuarte y su razón para seguir siendo la Meca donde peregrinan miles de petrolhead año tras año. ¿Todavía no has visitado Nürburgring? ¿A qué estás esperando?

Por cierto, ¿sabes que Toyota está construyendo su propio Nürburgring en Japón?

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear