Pasar al contenido principal

¿Sabes por qué los coches de F1 -casi- no tienen líneas rectas?

Pero, ¿la línea recta no es el camino más corto entre dos puntos? En la aerodinámica de los fórmula 1, no.

Imagen de perfil de Javier Prieto
F1 Aero

Un amigo muy observador que tenemos nos pregunta por qué los coches de F1 (casi) no tienen líneas rectas. Y la verdad es que nos ha dejado a cuadros, como la bandera de las carreras.

Bueno, nos hemos puesto a investigar y ya conocemos la respuesta. Parece que todo está relacionado con las leyes físicas, la aerodinámica y con un espabilado llamado Henry Coandă. Vamos al lío.

Como sabes, el diseño de un monoplaza persigue ofrecer la menor resistencia al aire generado por la velocidad. Pues bien, eso se consigue evitando, en la medida de lo posible, las formas rectas que generan un gran rozamiento y muchas turbulencias descontroladas.

 

 

O sea que las zonas curvas son una de las claves del buen rendimiento de un bólido. Ya, eso parece de perogrullo. Pero veamos cuáles son esos principios científicos que sustentan dicha afirmación.

En el centro del meollo está el llamado efecto Coandă, descubierto por un inventor, creador y piloto del primer avión a reacción, que lleva su apellido.

Según parece, a principios del siglo pasado el tal Henry Coandă se dio cuenta de que los flujos gaseosos -las corrientes de aire de toda la vida- se adherían y podían ser dirigidos en las superficies curvas. Sin embargo en los objetos rectos el comportamiento no sucedía así, generando muchas turbulencias.

 

Canal de aire F1

 

Para que nos entendamos, el aire se pegaba a las formas curvas generando gran carga aerodinámica e iba a su bola en las planas. Pues, precisamente, eso es lo que persiguen y consiguen los Adrian Newey del Gran Circo: canalizar las 'corrientes' de aire a las zonas previstas del monoplaza. Algo así como domar el viento. Casi nada. No nos extraña que estos alquimistas tengan sueldos de pilotos de F1.

Resumiendo, los trazos rectos provocan que el aire repela dicha superficie, mientras que los curvos hacen que se adhiera a la chapa del monoplaza creando varias capas gaseosas. 

Esperamos que después de leer el post, ya sepas por qué los coches de F1 (casi) no tienen líneas rectas. Por cierto, si quieres saber cuál ha sido la evolución en los diseños de los bólidos desde 1950 hasta hoy, pincha en este enlace.

 

 

 

 

 

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear