Vídeo: disfruta del Audi Grupo S, ¡por fin en acción!

Viendo este vídeo se te van a saltar las lágrimas. Avisado queda.

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Que la especialidad de los rallys es de las más espectaculares disponibles dentro del mundo del automovilismo es algo que está fuera de toda duda. Pero la escalada de brutalidad vivida en los años 80 con la aparición de los Grupo B fue una auténtica locura... hasta que se aprobaron los reglamentos de la categoría donde participaría el Audi Grupo S que ves en este vídeo. 

No te pierdas: Ari Vatanen en Pikes Peak

Ponte en situación: corrían los años 80, la moda de los pantalones de pata de elefante parecía llegar a su fin, y en el mundo de los rallys comenzaron a aparecer algunas de las mayores bestias jamás conocidas hasta el momento. Se trataba de los Grupo B. ¿No sabes qué eran? Muy sencillo: la idea era coger un coche de producción -como el Audi Quattro, el Peugeot 205 T16 o el Lancia Delta-, hacerle una liposucción de las buenas y exprimir hasta el límite del absurdo sus motores para obtener potencias de más de 500 CV. No suena mal, ¿eh? 

Echando un vistazo a los vídeos de la época y a los pilotazos que surgieron de ella, no es difícil adivinar que llevar esos trastos por donde se debía era una tarea bastante peliaguda. No en vano, conductores de la talla de Walter Rohrl reconocían en esos años que los vehículos acojonaban impresionaban bastante: "Un coche sólo es lo suficientemente rápido cuando por las mañanas te da miedo abrirlo". Amén. 

Pero hay más. El Audi Grupo S que te traigo en el vídeo de hoy pertenecía a la categoría llamada a ser la sucesora de los Grupo B, creada para ver rodar en los lugares más míticos del Campeonato Mundial de Rallys -como el Col de Turini de Monte Carlo, las pistas del Rally de los 1000 Lagos o las rizadas colinas del Tour de Corse- vehículos con potencias todavía mayores, basados en coches con una producción limitada tan sólo a 10 unidades -imagina las bofetadas que habría en el mercado para hacerse con uno- en los que la aerodinámica jugaría un papel fundamental, como puedes apreciar en las imágenes. 

¿Y qué ocurrió? No te suena haber visto ningún Grupo S jamás... Pues estás en lo cierto. Una serie de fatales accidentes acaecidos en la mitad de la década forzaron la desaparición de los Grupo B -y por ende, los S- para dar lugar a una nueva reglamentación donde aparecerían las categorías A y N, presentes en el certamen hasta la aprobación de la normativa World Rally Car en el año 1997. Y es que, con el cronómetro en la mano, los coches actuales resultan más rápidos aún que los Grupo B, aunque resulten mucho -pero mucho, mucho- menos espectaculares. 

Así que sube el volumen, disfruta del Audi Grupo S en acción y piensa en cuán distintos podrían haber sido los rallys de no haberse truncado la evolución natural -y bestial- de las categorías de la época... ¡ay!

Lecturas recomendadas