Vídeo: estas dos lanchas de carreras chocan a 320 km/h

Esto es lo que pasa cuando la gente compite en lanchas con más de 3.000 CV.

Mercedes tendrá su barco basado en el AMG GT3. ¡Leven anclas!

Estas lanchas de carreras llevan motores Lycoming T-55 L-7. Si no los conoces, te diremos que son potentes y ruidosos. Normalmente los encuentras por parejas en los helicópteros Chinook de color verde militar. Con unos 3.000 CV, cuentan con el brío suficiente para trasladar un arsenal al campo de batalla.

Sin embargo, hay veces que estos propulsores van por el mal camino y llevan a cabo un trabajo muy diferente. Verás, los enclenques terrícolas tenemos la obsesión de adosar mecánicas con cantidades ingentes de caballos a cosas pequeñas y ligeras. Como este Mazda MX-5 con un V8, por ejemplo. Y eso, en el mundo de los coches, es bueno. Y en el de las lanchas, es la leche. Posiblemente, sea algo todavía más de locos.

Allí, atan motores aún más potentes (como el Lycoming T-55 L-7) a botes muy, muy rápidos y muy peligrosos. Son lo que se conoce como H1 Unlimited, las lanchas de carreras en circuito más veloces del mundo. Es una especie de F1 para barcos, pero con más riesgo y humedad.

Ten en cuenta que, normalmente, estas mecánicas elevan los 22.600 kilos de un helicóptero, pero aquí se unen a los 3.000 kilos de lanchas realizadas en un compuesto ligero, capaces de volar sobre el agua a 320 km/h. Y no hay sólo una, hay muchas. Todas compitiendo al mismo tiempo.

Los capitanes de estas embarcaciones van vestidos como pilotos de cazas y encienden motores que al ralentí ya son como un horno explotando. Hacer cosquillas al acelerador equivale a ruido y fuego. Después hay más de ambos y un montón de impulso. Eso se traduce rápidamente en velocidades muy, pero que muy estúpidas.

El problema con el mar es que puede estar un poco picado. Y cuando una lancha a 320 km/h golpea una ola, es posible que se transforme en un avión, dando volteretas en el aire antes de caer de nuevo sobre el agua. Es una variante muy loca de deporte de motor. Lo adoramos.

 

Lecturas recomendadas