Pasar al contenido principal

Se cae a 185 km/h en moto… conduciendo en chanclas

Gente sin cabeza.

Imagen de perfil de Álex Morán
accidente en moto

Locos al volante o al manillar, por desgracia, hemos visto a miles. Hay mucha gente que no siente ningún respeto ni por la vida de los demás ni por la propia, pero hay casos en los que la estupidez humana llega a un nuevo nivel, como este. Cualquiera que monte en moto sabe lo importante que es ir bien protegido y vestido, pero nuestro protagonista no y, para más inri, se dedica a ir haciendo el loco. Ved el vídeo y después comentamos la jugada de este artista que debe creerse un protagonista de las parrillas de MotoGP -aquí cómo verlo gratis-.

 

 

Es una auténtica locura. Ya solo el hecho de ir en pantalón corto en moto o sin guantes es arriesgarse pero es que además lleva chanclas, lo que por un lado debe ser insufrible a la hora de subir marchas y, por otro, no augura nada bueno si tienes la mala suerte de caerte de la moto. Claro está, si a la penosa equipación le sumamos ponerse a hacer el cabra, el cóctel es explosivo.

Y es que el individuo que graba el vídeo desde su GoPro o cámara similar, se incorpora a una autopista desde una estación de servicio ya haciendo una maniobra ilegal, y en cuanto entra en la pista empieza a acelerar hasta ponerse a 185 km/h. Tras una curva larga a derechas y en una recta aparentemente inofensiva, pierde el control de la moto, con el manillar zarandeándole con violencia hasta caer al suelo.

 

 

¿Cómo es posible? Aparentemente no pasa nada, pero yendo sobre dos ruedas y a esa velocidad cualquier pequeño desperfecto en la carretera (o incluso un cambio de asfalto, que es bastante probable que sea el causante en este caso) es capaz de provocar una caída. Lo sorprendente es que pese a la imprudencia y el riesgo, el motorista sale relativamente ileso, con solo algunas secciones de la mano y los pies en carne viva, apenas daños teniendo en cuenta que con este escenario lo más probable es que se hubiera desollado.

 

Lecturas recomendadas