Pasar al contenido principal

Carreras ilegales de coches: así lucha la Policía contra este peligroso juego

'Fast and Furious' en versión española y real

Imagen de perfil de Noelia López
Carreras ilegales de coches

La Policía Municipal de Madrid tiene constancia de que en al menos tres zonas de la capital se celebran carreras ilegales de coches. Una es el Polígono de la Atayuela (Vallecas), otra es el barrio de El Cañaveral (Vicálvaro) y la tercera en el parking del estadio Wanda Metropolitano (el del Atlético de Madrid, en el distrito de San Blas).

Los tres enclaves tienen características similares, que son, a juicio del subinspector Barrientos, las que hacen de ellas el escenario perfecto para la celebración de este evento ilícito. Todas tienen "viales anchos, de varios carriles; son zonas de poco tráfico -aunque son vías abiertas al tráfico y al tránsito peatonal- y son de fácil evacuación".

Barrientos trabaja desde hace años en la Unidad Integral del Distrito Villa de Vallecas. Es el máximo responsable del equipo dedicado a la investigación de carreras ilegales de coches, el único especializado en este tipo de actos en Madrid.

 

Así trabaja la Policía Municipal de Madrid contra las carreras ilegales

El trabajo de la Policía Municipal comienza con una queja vecinal o una incidencia que informa de que en algún punto se están celebrando carreras ilegales. "Normalmente son quejas vecinales o de asociaciones, pero la investigación también puede partir del requerimiento de un patrulla que durante su trabajo de vigilancia preventiva identifique esta problemática", explica el Subinspector.

Identificado y localizado el problema, el siguiente paso es "confirmar la veracidad del hecho". La Policía se desplaza al lugar indicado en la denuncia para comprobar si efectivamente es escenario de carreras ilegales de coches; también se calcula la envergadura. "Tratamos de ver si se concentran tres, cuatro coches o, si hay 70 u 80 como nos ha pasado en el Polígono de La Atayuela, en Vallecas", relata Barrientos.

Toda la información recopilada en esta primera fase de la investigación es la que se utiliza para "diseñar o desarrollar un dispositivo policial".

 

Carreras ilegales de coches

 

Cuando se pone en marcha la respuesta policial, se hace en coordinación con la Policía Nacional aunque son los agentes del equipo municipal los responsables del operativo.

 

Primer paso del operativo policial: dónde y cuándo

A través de las quejas de los vecinos, la vigilancia preventiva y los mensajes que los participantes en carreras ilegales van dejando en las redes sociales, la Policía trata de identificar los días en los que se celebran las quedadas.

"No siempre coincide con fines de semana, ni tiene por qué ser el mismo día...", explica el subinspector. "Las quedadas se hacen a través de las redes sociales; ellos decide la fecha, la cuelgan en las redes y todo aquél que esté interesado acude al lugar para participar bien como espectador o bien de forma activa con su vehículo", continúa.

Lo que siempre coincide es el horario nocturno: a partir de las nueve o las diez de la noche.

 

Segundo paso: 'cerramiento' de la zona

Cuando la Policía tiene constancia o sospecha de una quedada que puede terminar en carrera de coches hacen "un cerramiento de la zona" para poder comprobar uno a uno todos los vehículos que están participando. Les informan de que allí "no existe actividad comercial" y que por mucho que lo disfracen de quedada tuning "si están allí es con un fin".

El objetivo es que traten de evitar esas zonas, esos días y a esas horas, porque "no es el lugar adecuado para que un aficionado al motor vaya a presumir de cómo ha preparado su coche".

 

Redada Policía

 

En el dispositivo policial participan policías en coches patrulla identificados, pero también agentes de paisano que se mezclan con los participantes. Estos últimos comprueban la veracidad de los hechos y qué vehículos participan efectivamente en el juego.

"La información de los agentes de paisano es de vital importancia", zanja el subinspector Barrientos que, por cuestiones de seguridad, no puede dar más detalles.

En breve, además, tienen previsto incorporar el uso de drones a los operativos.

 

Carreras ilegales en el Wanda Metropolitano

La difusión de vídeos por las redes sociales en las que se veía cómo algunos coches participaban en carreras ilegales en el Wanda Metropolitano hizo saltar las alarmas de la Policía Municipal a comienzos de mayo de 2018.

Vecinos de la zona y coches patrulla de la zona constataron que los jueves por la tarde aficionados al tuning se reunían en el parking de estadio del Atlético de Madrid para mostrar sus personalizaciones. Esto es completamente legal, otra cosa es que, al final las quedadas se se convertían en otra cosa...

Este vídeo, movido en las redes sociales el 10 de mayo marcó el comienzo de la investigación:

 

 

Tras visionar las imágenes, la Unidad de Investigación y Coordinación Judicial de la Policía Municipal de Madrid identificó al conductor y a la persona que viajaba en el techo, que resultaron ser padre e hijo. El joven agarrado al techo, de 23 años (el hijo) tenía antecedentes policiales y fue detenido.

A día de hoy, la situación en el Wanda Metropolitano está controlada. "Nos consta que la Policía del distrito de San Blas han tomado las medidas oportunas para disuadir y erradicar las quedadas allí", asegura el responsable del equipo de investigación de carreras ilegales de Madrid.

 

Carreras ilegales en Vicálvaro y Vallecas

Vicálvaro es otro punto caliente para los participantes en carreras ilegales de coches. Hasta hace poco tiempo era habitual que la Policía tuviese que intervenir en quedadas en la zona de El Cañaveral. Ya no lo es tanto.

El Polígono Industrial de La Atayuela es un entorno muy propicio para las carreras de coches. "Porque es una zona industrial, con parcelas que se van a poner a la venta pero que a día de hoy no tienen actividad y son viales anchos abiertos al tránsito peatonal y de vehículos".

De las tres zonas vigiladas por la Policía, el polígono de Vallecas es el que más actividad registra. Allí se han llegado a registrar encuentros con más de 70 vehículos; en una de las últimas intervenciones cerca de 15 conductores fueron denunciados por conducción temeraria.

 

Corredores y espectadores

A las llamadas de los organizadores de las carreras ilegales de coches acuden dos tipos de personas: los que quieren correr y los que solo van a mirar. Para la Policía estos últimos son también culpables, "pues de alguna manera están incitando a que todo esto continúe". 

Respecto al perfil de los corredores/espectadores, la Policía cree que no son tanto aficionados al motor como vecinos de la zona que acuden porque está de moda.

"El otro día hablaba con un padre que había acudido a uno de estos encuentros con su hijo pequeño; me decía que habían ido a pasar el rato", cuenta el subinspector Barrientos lamentando que este hombre no fuera consciente del riesgo que suponía para él y su hijo.

Qué hay detrás de las carreras ilegales de coches

La pregunta es inevitable. ¿Qué motiva las carreras ilegales de coches? ¿Qué ganan los corredores a cambio de poner en riesgo sus vidas?

Los vecinos del Wanda Metropolitano contaban en su momento que habían visto a los asistentes hacer apuestas de hasta 200 euros. La Policía dice no tener constancia de que estas competiciones muevan dinero, aunque sí creen que quienes corren lo hacen, en parte, por una motivación económica.

Para que participar en una carrera ilegal de coches se convierta en un delito se tienen que dar una serie de supuestos: que se demuestre que ha habido conducción temeraria y se ha puesto en peligro la vida de terceros. En este caso puede llevar aparejada una sanción penal.

Desde la Policía quieren dejar claro que el peligro no está en la sanción. "Se han dado cosas en los que los coches han llegado a volcar e, incluso, han terminado envueltos en llamas".

 

Un Corvette se estrella a 240 km/h en plena carrera ilegal

 

Antes de terminar, el subinspector Barrientos nos pide lanzar un mensaje: "en una carrera ilegal no está en juego una multa y un puñado de puntos, los participantes pueden verse implicados en un posible delito contra la seguridad vial, además de poner en riesgo muchas vidas".

 

Lecturas recomendadas