Pasar al contenido principal

Por esto no debes lavar el coche con agua a 3.000 bares de presión

Menudo destrozo.

Imagen de perfil de Álex Morán
lavar el coche

No te pierdas: Los errores más habituales que debes evitar al lavar el coche

Lavar el coche es algo peculiar. Lo es porque es un actividad muy de domingo al sol. Y no nos referimos a un túnel de lavado, sino a lavarlo en las estaciones preparadas para ello en la gasolinera, echándole jabón, cera y espumas que no sabes ni para qué sirven. También es cierto que es algo que al principio se hace con muchas ganas, pero que después vamos alargando en el tiempo...

A pesar de ello, por muy descuidado que tengas tu coche, seguro que lo tratas con más cariño que el pobre Peugeot de este vídeo. Echa un ojo, que no queremos hacer spoilers:

 

 

Huelga decir que quizá no sea el método más apropiado para lavar un automóvil, y es que un chorro de agua a una presión de 3.000 bares es demasiado fuerte para lo que un coche puede soportar.

No te pierdas: Lavar el coche en la calle te puede costar más que el coche

No negaremos que es un espectáculo ver como el líquido elemento destroza el 206, pero nos duele pensar en lo que podría hacer en cualquier otro coche nuevo, y es que no hay ninguna de sus partes que pueda resistir a su fuerza. En las primeras tomas se puede ver como arrasa con todo, pero es al final cuando se aprecian las consecuencias.

En comparación con los surcos de la carrocería los arañazos en tu pintura parecen nimiedades, los plásticos protectores están directamente arrancados, los neumáticos estallan ante el impacto del agua, los cristales se hacen añicos, la tapicería se raja como si fuera de papel y hasta salta el airbag.

 

Lecturas recomendadas