Pasar al contenido principal

Farolas inteligentes que solo alumbran al paso de coches o peatones

Con ese sistema de sensores y bombillas LED se reducen el consumo y la contaminación que genera la iluminación en calles y carreteras.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Farolas inteligentes

Posiblemente nunca te has parado a pensar cuánto cuesta mantener iluminada una gran ciudad, una carretera o cualquier otra vía pública. Nosotros, hasta que no nos hemos puesto con este artículo de las farolas inteligentes, tampoco teníamos ni pajolera idea.

Pues amigo, la factura en Madrid asciende a 80 millonazos de euros. Y si nos fijamos en otra urbe más pequeña como Barcelona, el gasto es de 25 milloncetes. Tampoco está naaaaaada mal. Menuda leña. Bueno, eso por no hablarte del impacto medioambiental que generan las bombillas tradicionales, claro. Pon un momento piensa en esas autopistas radiales, por las que no transita ni El Tato, y que tienen los focos encendidos toda la noche. Precisamente, también se trata de reducir el despilfarro.

 

Los inventores

Hete aquí que la empresa noruega Comlight ha creado unas farolas inteligentes que constituyen toda una revolución ven el sector. Solo se encienden al pasar personas o coches por debajo de ellas. ¿Cómo te has quedado, pichón? El truco del almendruco (innovación) reside en unos sensores que se activan cuando detectan movimiento y se apagan cuando este cesa o los 'objetos' se alejan. Evidentemente, estás equipadas con bombillas LED, lo que reduce aún más el consumo de energía eléctrica, con lo que ello conlleva para el bolsillo y la ecología. 

Pero espera que aún hay más porque se encargan de que las áreas donde se instalan nunca se quedan completamente a oscuras. Las farolas inteligentes se mantienen 'dormidas' proyectando un 20 por ciento de luz y operan a pleno rendimiento en el instante que advierten la presencia humanoide o automovilística.   

Un estudio aportado por la propia compañía asegura que su invento ahorra el 35% en electricidad. El dispositivo, bautizado con el nombre de Eagle Eye, ya ha sido patentado en varios países. ¿Y España? Ja, ja. Ya sabes que aquí las cosas de palacio van para despacio.

 

Eficacia testada

Lo mejor de todo es que los genios escandinavos no se han quedado en la teoría, sino que ya las han probado. El lugar elegido fue un recorrido de cinco kilómetros en la autovía 155 de Hole, un municipio 40 kilómetros al noroeste de Oslo. 

¿Y cómo fue la brillante experiencia? Parece ser que muy bien. Como puedes apreciar en el vídeo, la carretera se va iluminando a medida que transitan por allí vehículos. Crean un efecto escalonado y (casi) parecido al encendido de las bombillas de la Feria de Sevilla. A ver, es cierto que si miras al final de la calzada, se aprecian zonas en penumbra, nunca en oscuridad total. Además para eso están las luces largas de tu coche, ¿verdad? Mira el vídeo y a-lu-ci-na con las imágenes y la explicación de Bjorn Nylan, un YouTuber que compró in situ la eficacia de las farolas inteligentes.

Desde luego que el invento de Comlight evitará que se desperdicien recursos que nos cuestan al contribuyente un Congo. Solo hay un pero: ¿qué pensarán las empresas de los sectores energéticos sobre este ahorro? Quizás, esa sea la única zona donde las farolas inteligentes no puedan brillar con claridad.

 

Imagen de portada: YouTube.

 

Lecturas recomendadas