Pasar al contenido principal

Furgoneta DGT: las carreteras donde multa y otros detalles

Furgoneta DGT

“La velocidad es el nexo común que tienen todos los accidentes en carretera. Luego sólo hay que añadir una distracción o consumo de alcohol o drogas”. Así explicaba Pere Navarro, director de la Dirección General de Tráfico (DGT), los accidentes que tienen lugar en nuestras carreteras. Para lidiar y acabar con ellos, van a aumentar los controles de la Guardia Civil, instalarán cámaras de vigilancia y controlarán a los conductores con radares de tramo y nuevos vehículos. Así son las furgonetas de la DGT: descubren su matrícula y las carreteras donde multan.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha aumentado su flota de vehículos para mantener a raya las imprudencias de los conductores españoles. Lejos de armarse con lo último en coches, se han decantado por modelos más sencillos y, sobre todo, discretos: furgonetas de color blanco. A simple vista no hay ninguna pista que nos indique que pertenecen a la Guardia Civil porque no cuentan con serigrafías o identificadores que enciendan nuestras alarmas. Esta apuesta por la simplicidad tienen un objetivo: pasar completamente desapercibidas para vigilar la vía sin ser detectadas. 

Furgoneta DGT

No obstante, si nos fijamos sí podremos descubrir las furgonetas de la DGT porque hay un elemento que las delata: su matrícula es PGC. A este detalle podemos sumar la marta y el modelo (Renault Master) y que los ocupantes siempre suelen ser dos personas que van equipadas con el chaleco reflectante. Y por si todas estas pistas no te perecen suficientes, ahora también se ha descubierto su radio de acción. Aunque pueden moverse por toda España, suelen frecuentar las carreteras N-550 y AP-9 ubicadas en las provincias de A Coruña y Pontevedra (Galicia).

Uso del móvil

De momento, las furgonetas blancas de Tráfico no están equipadas con radares ya que sus funciones son otras. Como hemos visto, son vehículos que no llaman la atención porque se trata de modelos frecuentes en nuestras carreteras. Esta es, precisamente, su gran baza para cumplir con su misión: identificar infracciones al volante, sobre todo aquellas relacionadas con el uso del móvil. A su favor juega su ergonomía: son más altas que un coche convencional y proporcionan a los agentes un amplio campo de visión para detectar estas imprudencias. 

Y es que no podemos olvidar que manipular el teléfono mientras circulamos es una acción que está completamente prohibida. En caso de no cumplir con la normativa, esteremos expuestos a ser sancionados con una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos en carnet de conducir, aunque los planes de la DGT pasan por aumentar esa sustracción hasta los 6.

Más:

DGT

Buscador de coches

Y además