Pasar al contenido principal

Así influyen el calor y el frío en los coches eléctricos

No solo tú notas los cambios...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
BMW i3 2019

Es un hecho que influyen el calor y el frío en los coches eléctricos pero, ¿de qué manera lo hacen? Bien, empecemos con un ejemplo que nada tiene que ver con estos vehículos ni con coches híbridos, pero muy significativo: puede que te hayas dado cuenta de que si las temperaturas son muy bajas, la batería de tu teléfono móvil empieza a reducirse (si no, te invito a comprobarlo).

No te pierdas: Cinco errores que cometes cuando utilizas el aire acondicionado

Entonces, ¿por qué no iba a afectar esto a las baterías de los coches? La AAA (Asociación Americana del Automóvil) ha aprovechado el vértice polar que ha azotado recientemente a Estados Unidos para sacar un estudio acerca del impacto de la temperatura en los coches eléctricos. Y los resultados, no por esperados, dejan de ser menos sorprendentes.

En este informa detallan que con una temperatura negativa de -6,6 grados, la batería de un coche eléctrico puede reducirse una media del 41%. Esto, claro esta, no se debe solo a un factor... sino que hay que valorar varios detalles. Por ejemplo, con ese frío, es normal que se utilice más el sistema de climatización del automóvil para calentar el habitáculo. 

 

 

Si no hacemos de la calefacción, el impacto del frío en los coches eléctricos será menor (la batería se reducirá solo un 12%); con el calor, pasa exactamente lo mismo. Si la temperatura es de 35 grados y usamos el aire acondicionado, el rango de autonomía caerá un 17%. Sin el aire, en torno al 4%. 

 

Cómo afecta la temperatura a los coches eléctricos: el gasto sube

Visto lo anterior, queda claro que aquellos que vivan en lugares donde las temperaturas son extremas, tanto por frío como por calor, tendrán que recargar los coches eléctricos más a menudo. Según AAA, por cada 1.610 km, a los conductores les costará 21,37 euros más viajar cuando la media es de -6,6 grados; si nos vamos al otro extremo, al de los 35 grados, el coste subirá 6,99 euros

Para sacar estas conclusiones, AAA tomó como referencia cinco coches eléctricos diferentes: BMW i3, Chevrolet Bolt, Nissan Leaf, Tesla Model S 75D y Volkswagen e-Golf. En el análisis descubrieron que el de BMW era el que peor rendía (perdiendo un 50% de autonomía con la calefacción y un 20% con el aire acondicionado), mientras que el Nissan Leaf era el que mejor se comportaba en cualquier clima. 

 

Lecturas recomendadas