Pasar al contenido principal

Un motorista hace 125 peinetas a los radares y se lleva una multa récord

A ver qué haces con el dedo

Radares M-40 Madrid

Un motorista hizo 125 peinetas a los radares de su zona. Varios meses más tarde, ha sido localizado y será multado con una sanción récord, que sirve de escarmiento para otros que intenten hacer algo parecido. Los hechos han tenido lugar en la zona de Montauban, en Francia, donde la policía comenzó una larga investigación para intentar cazar a este motorista fantasma. Pese a los esfuerzos por mantenerse en el anonimato, la jugada finalmente no le ha salido bien.

Exclusiva: dónde están y cómo funcionan los radares Velolaser en 2019

Y es que tras 125 fotos de rádar con el dedo corazón elevado al cielo, los agentes de policía decidieron investigar a fondo para cazar a este motorista reincidente. Al parecer, molesto con las multas de velocidad, este ‘elemento’ decidió tapar la matrícula de su Yamaha R6 y pasar a toda velocidad por varios radares de la zona para burlarse y mostrar su enfado con este tipo de mecanismos de control de velocidad.

A priori, con la matrícula tapada y sin datos del conductor o la motocicleta, las probabilidades de localizar al infractor eran escasas, pero como dice el refrán, la avaricia rompe el saco y tras 125 pasadas, los agentes dieron con la forma para localizar, de manera exacta, al infractor. La Policía tenía los datos de las antenas de telefonía móvil de la zona y solamente tenía que comparar la información obtenida por estas antenas con los momentos exactos en los que se produjeron las infracciones. 

¡Y bingo! Un número de teléfono siempre estaba en el lugar donde se producía la infracción, de esta manera pudieron dar con el motorista que hizo 125 peinetas a los radares y darle un buen correctivo. El Juzgado de Montauban ha considerado que el infractor deberá pagar, de manera íntegra, las 125 multas que ha realizado, además de estar un año sin carné de conducir. Esto equivale a una multa de 19.220 euros, una broma muy cara.

Sin duda, el motorista reincidente, poco amigo de los radares, no tenía previsto que la policía le pudiera cazar de una manera tan fácil y precisa. Su capacidad para reclamar no tiene demasiadas probabilidades de salir adelante y todo parece indicar que tendrá que pagar una auténtica fortuna por su protesta. ¡A veces ir contra el sistema puede salir muy caro! Si tu lo quieres intentar, recuerda, deja el móvil en casa.

Lecturas recomendadas