Pasar al contenido principal

Así es cómo afecta la nueva normativa de emisiones de 95 g/km de CO2

Las marcas, obligadas a ponerse las pilas.
Peugeot 508 Hybrid

La nueva normativa de 95 g/km de CO2 de media es todo un reto para la industria del automóvil y puede provocar un auténtico cataclismo entre los fabricantes, ya que están obligados a que la media de emisiones de todos los coches vendidos no supere los 95 gramos de CO2. ¿Y si no lo hacen? La Unión Europea prevé sanciones de 95 euros por cada gramo de CO2 que emita de más cada coche vendido y matriculado en Europa. ¡Y esto puede ser mucho dinero! Ya pueden los fabricantes luchar por tener el mejor coche híbrido en su gama.

Y esto es algo que ya ha empezado. Empezó el día 1 de enero de 2020 y hasta el 31 de diciembre de 2020, todos los vehículos comercializados en Europa deberán pasar por el examen de las emisiones. Por este motivo, las marcas están acelerando el proceso de desarrollo de coches eléctricos y de coches híbridos, porque la necesidad requiere de soluciones rápidas y eficaces.

 

futuro electricidad electrificado

 

Así pues, las marcas están sacando la calculadora para poder ver qué volumen tendrán las sanciones y de qué manera pueden minimizar el impacto. Una de las soluciones más sencillas es incrementar el precio de venta de aquellos vehículos que superen los 95 gramos de CO2, para incentivar la venta de modelos más eficientes: ¿por qué te crees que marcas como Volkswagen están trabajando para que el precio del los coches híbridos sea idéntico al de los coches con motor de combustión? El caso del precio del Mercedes Clase A híbrido con el del A250 de gasolina es otro buen ejemplo.

 

¿Subirán el precio de los coches?

Las marcas esperan un impacto por las sanciones de 14.000 millones de euros, un dinero que de una manera u otra terminarán repercutiendo en el usuario, con incrementos en el precio de los coches más contaminantes de entre 1.000 y 2.500 euros por vehículo. El incremento es notable y puede hacer que muchos usuarios empiecen a optar por alternativas más limpias.

La Unión Europea también ha asegurado que parte de las sanciones irán destinadas a los propios países, para que realicen las medidas necesarias para adaptar el parque móvil a las necesidades de emisiones fijadas por la Unión. Por ejemplo, desde Nissan afirman que para que España pueda cumplir con la normativa, la cuota de coches eléctricos debería pasar del 1% actual al 4%.

 

La normativa de homologación WLTP. Más leña al fuego

Y por si fuera poco todo esto, la nueva normativa de homologación WLTP todavía dificulta más la posibilidad de alcanzar los 95 gramos de emisiones reales, ya que las pruebas a las que son sometidas los coches en la actualidad son mucho más duras y en condiciones reales respecto a las de la anterior normativa NEDC. 

 

Contaminación coches Madrid

 

¿Qué significa esto? Pues que llegar a los 95 gramos de CO2 es un complicado incluso para los coches más eficientes. Por ejemplo, un Volkswagen Polo 1.0 de 95 CV genera unas emisiones de 128 gramos de CO2. O si nos vamos a un Nissan Qashqai, auténtico súper ventas del mercado, en su versión gasolina más barata de 140 CV, las emisiones se disparan hasta los 154 gramos de CO2 por km. Es decir, Nissan tendría que pagar una sanción de 5.605 euros por coche a la Unión Europea. ¡Una barbaridad!

 

¿Cómo solucionar el problema?

El principal problema que se ha generado es que las ventas de versiones diésel, con emisiones de CO2 más bajas, se han desplomado tras el diéselgate y las mejoras notables en términos de eficiencia de los motores de gasolina. Pero las marcas necesitan al diésel desesperadamente para reducir las emisiones. En el caso del Nissan Qashqai, la versión diésel genera 139 gramos de CO2 por kilómetro.

Sin duda, para muchas marcas será complicado mantener la viabilidad comercial de ciertos modelos, que deberán ser convenientemente actualizados para poder mantenerse en el mercado. La llegada de coches híbridos promete ser espectacular, ya que además la Unión Europea valorará más positivamente dentro de la ecuación a este tipo de modelos.

Pocos coches a día de hoy cumplen con los 95 gramos que exige la CO2 y esto provocará una auténtica revolución eléctrica que ya ha empezado. Coches como el Seat León 2020 ya ha empezado el proceso de electrificación, con versiones micro-híbridas e híbridas enchufables en toda la gama. Y no será el único. 

 

¿Qué excepciones hay a la norma?

Las principales excepciones tendrán que ver con el volumen de producción de las marcas. Las empresas que más coches vendan serán las más castigadas. Por ejemplo, los fabricantes pequeños que no lleguen a fabricar más de 1.000 coches al año, no tendrán que soportar esta nueva normativa. Los fabricantes con un volumen inferior a los 300.000 coches también tendrán ciertas condiciones más favorables.

 

coches alta gama lujo deportivos superdeportivo hiperdeportivo altas prestaciones limitado

 

Entonces, ¿qué marcas serán las más castigadas? Pues obviamente, los grupos más grandes. En Europa, Volkswagen será la empresa más castigada por las sanciones de la normativa de los 95 g/km de CO2, seguida de otras como Fiat, mucho más lenta en el proceso de electrificación, o Ford. En el caso contrario, Toyota es la empresa mejor posicionada, ya que con su gama repleta de versiones híbridas, se librará de las sanciones al promediar apenas 88 gramos de CO2 por km.

 

Conclusión

La normativa de emisiones de 95 gr/km de CO2 puede provocar un seísmo en el mercado del automóvil. Las marcas deben bajar las emisiones de sus vehículos y esto pasa por dos soluciones en el corto plazo: electrificar las gamas y devolver al diésel su cuota de mercado. Para ello, no solo deben crear modelos interesantes, sino también con un precio atractivo para los compradores.

Otra de las consecuencias puede ser el incremento notable del precio de algunos coches con motor de gasolina, especialmente de los menos eficientes. Esto provocará que buena parte de la oferta comercial rote hacia opciones más eficientes, aunque a día de hoy más caras.

Si el precio de los coches sube, en un entorno de crisis en el sector generado por la desconfianza generada por el avance de nuevas tecnologías y las restricciones de tráfico que se plantean en las grandes ciudades, es posible que el sector del automóvil viva una crisis importante en el Viejo Continente. Nadie dijo que una revolución no tuviese sus costes y, sin duda, la revolución ecológica en el sector de la movilidad puede llevarse consigue numerosas víctimas.


 

Y además