Pasar al contenido principal

Piden seis años de cárcel para un guardia civil acusado de poner multas falsas

Por lo visto, su vecino no le caía demasiado bien...
Imagen de perfil de Noelia López
Multa de tráfico Guardia Civil

El fiscal pide seis años de cárcel para un guardia civil acusado de poner multas falsas. Son varias (bastantes) las sanciones que, al parecer, se inventó; y todas con la misma persona como titular: un vecino al que, por lo visto, no tenía mucho aprecio...

La Fiscalía Provincial de Almería ha anunciado que va a solicitar hasta seis años de prisión para el agente acusado de un delito de falsedad en documento público. Ante el juez, trataran de demostrar que este agente de Tráfico registró y tramitó varias denuncias de tráfico "supuestamente ficticias" contra un vecino con el que tenía una "enemistad manifiesta".

En el escrito que se ha presentado ante el juez y al que asegura haber tenido acceso la agencia de noticias EuropaPress, se habla de que el agente habría abierto dos expedientes sancionadores con fecha 11 de marzo de 2017, uno por no respetar las señales de los agentes de la autoridad y otro por circular con un vehículo sin haber pasado la ITV.

Dos multas con dos minutos de diferencia

La primera de las sanciones se registró el día 11 de marzo de 2017 a las 22:13 horas; la segunda, el mismo día, dos minutos después, a las 22:15 horas Ambas, en el kilómetro 12,8 de la N-344.

Y es esta ubicación la que ha hecho saltar las alarmas, pues según asegura el fiscal a esa hora, el agente acusado de poner multas falsas patrullaba con una compañaera en un vehículo oficial en la carretera AL-3300, en la localidad de El Ejido, cuando fueron requeridos para acudir a un accidente.

La Fiscalía defiende que el ambos casos el agente redactó las multas "faltando a la verdad", tanto sobre el lugar, como sobre el momento e, incluso, sobre los propios hechos.

Y otras dos, menos de un mes después

Hay más...

El 7 de abril, el acusado puso otras dos multas a su vecino. Fue a las 5:17 horas, cuando este iba camino del trabajo: una por no llevar el cinturón de seguridad y otra por no haber pasado la ITV. En este caso, la fiscalía asegura que el guardia civil actuó de manera deliberada (dicen que esperó a que su vecino saliera de casa y le siguió). 

También que pese a que anotó que los hechos habían ocurrido en la Autovía del Aeropuerto, estos, en realidad, se produjeron en otro lugar. ¿Por qué este engaño? Porque  la segunda ubicación calle es competencia de la Policía Local, no de la Guardia Civil.

Seis años de cárcel y multa

Por todo lo anterior, el agente se enfrente a un posible castigo de seis años de prisión, otros seis años de inhabilitación y una multa de 12 euros diarios durante 24 meses.

Y además