Pasar al contenido principal

Social Drive pasa de chivarse de los radares a denunciar a los que se saltan la cuarentena

Imagen de perfil de Noelia López
Acuerdo Axel Springer

Muchas son las empresas que han cambiado o adaptado su actividad en un compromiso solidario por aportar su granito de arena en la lucha común contra el coronavirus. Social Drive se suma a la lista. La aplicación que hasta ahora daba chivatazos de la ubicación de los radares pasa a denunciar a quienes se saltan la cuarentena.

Social Drive lleva días recibiendo y publicando mensajes en los que sus usuarios muestran la ubicación exacta de ciudadanos que hacen caso omiso de la orden de quedarse en casa. 

El Real Decreto que establece el estado de alarma en el que vive España desde el domingo  15 de marzo limita la movilidad de las personas que para frenar la expansión del COVID-19 solo pueden salir de casa para ir a trabajar, a comprar bienes de primera necesidad, al médico, a ayudar a personas mayores y dependientes, a realizar gestiones en entidades bancarias y de seguros y para cuestiones de fuerza mayor.

Los datos oficiales apuntan que la inmensa mayoría de la población está respetando el confinamiento, pero los hay que siguen pensando que a ellos no les va a tocar o que en realidad no es para tanto y se empeñan en mantener su ritmo de vida.

La norma establece multas de hasta 30.000 euros para quienes no respeten el estado de alarman. También de entre 601 y 1.000 euros para quienes incumplan, sin causa justificada, la prohibición de viajar en coche de manera individual.

Social Drive denuncia a quienes se saltan la cuarentena

Social Drive, que hasta ahora recopilaba información de los conductores en tiempo real para mostrar la ubicación de los controles de velocidad, obras, accidentes... amplía ahora sus funciones y publica las denuncias de usuarios que ven a otros que incumplen el estado de alarma

Los usuarios de Social Drive alertan de dónde y cuándo han visto a alguien haciendo footing, montando en bicicleta o saltándose a la torera lo que dicta el estado de alarma. Los responsables de la aplicación no saben en qué grado esta información llega a las fuerzas de la autoridad encargada de que se respete la norma, pero sí han recibido la respuesta de sus usuarios contando cómo su denuncia ha tenido respuesta.

Y además