Pasar al contenido principal

Si tienes un coche así, la DGT te va a vigilar muy de cerca

¿Tu coche tiene más de 10 años? Preocúpate.

Según la Dirección General de Tráfico, tener un coche nuevo aumenta, y mucho, tu seguridad al volante y la del resto de los usuarios de la vía por la que circulas. ¿Qué tiene la DGT en contra de los coches de más de diez años? Pues de acuerdo al último estudio llevado a cabo por Tráfico, si sufres un accidente de tráfico mientras conduces un vehículo con menos de cinco años de antigüedad tienes la mitad de posibilidades de resultar herido grave, e incluso fallecer, que si haces lo propio con un automóvil de entre diez y quince años de antigüedad.

 

La DGT y los coches de más de diez años

Porsche 928

Así que si tenemos en cuenta la relación, siempre según la DGT, entre los coches con más de diez años de antigüedad y la peligrosidad a la hora de sufrir un siniestro en carretera, resulta lógico que desde este organismo estén llevando a cabo durante estos días una campaña especial de vigilancia en relación a este tipo de vehículos. Y es que una sexta parte de los automóviles que se sometieron a la ITV en 2018 fueron declarados como no aptos en primera instancia por no reunir las condiciones mínimas de seguridad.

La intención de la DGT es vigilar los coches de más de diez años para reducir los accidentes al volante. Así las cosas, al igual que ocurre en las campañas destinadas a luchar contra la ingesta de alcohol o el consumo de drogas para después conducir, los agentes de Tráfico podrán pararte en un control para echar un vistazo a los elementos de seguridad de tu vehículo. De esta forma podrán comprobar si su funcionamiento es el correcto.

Entre otros aspectos podrán vigilar elementos como la iluminación, los neumáticos, el parabrisas, los elementos encargados de la señalización (como los intermitentes) y el hecho de que haya superado la ITV correspondiente. Sin embargo, en donde se espera que la DGT haga más hincapié sea en los neumáticos, cuyo dibujo mínimo recomendable es el que tenga una profundidad de 3 mm. Por mucho que la ley establezca este límite mínimo en los 1,6 mm.

Además, también se señala como muy importante el buen alumbrado de los faros. No solo para ver, sino también para que te vean... y para no deslumbrar al resto de conductores. Lo más recomendable es cambiar las lámparas cada dos años o 40.000 km, pues con el tiempo van perdiendo efectividad.

Asimismo, también tendrás que prestar atención a la buena visibilidad de la matrícula, a que el parabrisas esté en buen estado y no impida ver bien a través del cristal y a una documentación del vehículo que debe estar en regla y conformada por el permiso de circulación, los datos del propietario del coche y la tarjeta de la ITV. ¡Y no olvides pegar la pegatina en el parabrisas!

Y además