Pasar al contenido principal

5 datos salvajes del Mercedes Clase G

Datos salvajes Mercedes Clase G

Cuarenta años dan para mucho, sin duda

Cuando hablamos de todoterrenos, sabemos que el Mercedes Clase G juega en otra liga. Con más de 40 años (de éxito) a sus espaldas y después de haber protagonizado grandes historias, es -indudablemente- un icono. Además, claro está, de por su comportamiento. 

No te pierdas: He conducido un Mercedes Clase G. ¿Ya no es lo que era?

Pero, ¿son solo las capacidades off-road del Mercedes Clase G la referencia? Es cierto que este todoterreno ha cambiado mucho desde 1979, especialmente en cuando a materiales y lujo, pero sus capacidades fuera del asfalto se han mantenido.

Sin embargo, es mucho más que un coche con el que salir victorioso de territorios hostiles y lugares abruptos. Hemos escogido cinco datos salvajes del Mercedes Clase G que han hecho de él un modelo histórico, uno de los más longevos del mundo, y deseado durante décadas. ¡Más de 300.000 personas ya lo han comprobado!

 

La puesta a punto más especial

Mercedes Clase G

Sabemos que los fabricantes acuden a lugares inhóspitos para poner a prueba a sus coches, como es el caso del Círculo Polar Ártico, pero el Mercedes Clase G tiene su propio campo de juego en Graz (Austria). Una de las montañas más exigentes del mundo, la de Schöckl, es el lugar elegido desde siempre para exprimir al máximo a este todoterreno y comprobar que está listo para soportar lo que le echen. 

 

Las puertas tienen su propia historia

Mercedes Clase G

Por mucho que pasen los años, cuando hablamos de iconos hay cosas que no se pueden perder y en el Clase G hay un detalle realmente importante en el que diseñadores e ingenieros de Mercedes invierten (con gusto) su tiempo: el sonido que hacen las puertas al cerrarse. Algo tan suyo que sin él se perdería gran parte de su esencia. 

 

Un modelo (casi) eterno

Mercedes Clase G

En 1990 llegó el Mercedes G 463 y aunque recibió cambios relevantes como la incorporación de grandes motores V8 y V12 con la mano maestra de AMG, por ejemplo, o acabados más premium en el interior durante los 2000, lo cierto es que se mantuvo prácticamente intacto hasta que llegó el nuevo Clase G en 2018. ¡Pocos coches son capaces de saborear las mieles del éxito durante tanto tiempo!

 

Las versiones más locas del mundo

Mercedes Clase G Landaulet

El Mercedes Clase G ha servido para casi todo: ha hecho las veces de Papa Móvil, ha sido protagonista en películas tan aclamadas como Jurassic Park -por cierto, este modelo está expuesto en el museo de Mercedes en Stuttgart- y ha recibido variantes tan inverosímiles pero reales como el Mercedes Clase G 6x6 -con tres bloqueos de diferencial- o el Mercedes-Maybach G 650 Landaulet (como el de la imagen), subastado por 1,2 millones de euros.

 

Su presentación más inverosímil

40 años del Mercedes Clase G:

En 2018, la presentación del nuevo Mercedes Clase G superó casi todas las expectactivas cuando a Mercedes se le ocurrió encajar el coche -con sus casi 5 metros de largo, 2 metros de alto y ancho- en un gran bloque de resina... Un evento a la altura, sin duda. 

Más:

Todoterrenos

Buscador de coches

Y además