Pasar al contenido principal

El secreto para que menos insectos se estampen contra el parabrisas

Secreto menos insectos se estampen contra el parabrisas

Es muy posible que, en los últimos años, hayas notado que el frontal de tu coche acaba los viajes bastante más limpio de lo que solía. El 'fenómeno del parabrisas', lo llaman. Y existen distintas razones que lo explican. La más relevante de las cuales radica en que cada vez hay menos invertebrados en el aire, porque los humanos estamos acabando con sus poblaciones. Pero, aunque ese sea el caso, como conductor, hay cosas que puedes hacer para evitar 'atropellarlos' de camino a la playa. ¿Sabes cuáles? Te contamos el secreto para que menos insectos se estampen contra el parabrisas de tu vehículo. Unos trucos sencillos para limitar este efecto tan molesto.

Según un artículo recientemente publicado por la empresa de reparación de lunas Carglass, hay dos explicaciones principales para esa dramática reducción que todos hemos observado en el número de insectos que chocan contra nuestro coche. Por un lado está esa: la de que la reducción de sus hábitats y el cambio climático están diezmando a los 'bichos'. En los pocos estudios científicos que existen sobre este asunto, se han descubierto disminuciones de hasta el 75% en 40 años. O del 50% en los últimos 15. Unos datos preocupantes, pues estos animales son los principales polinizadores de los árboles... y también de la mayoría de nuestros cultivos.

5 curiosidades del parabrisas que seguro no conoces

La otra teoría sobre el origen del 'fenómeno del parabrisas' se basa en que, en estas décadas, los automóviles se han ido volviendo cada vez más aerodinámicos. Y es que, según Jason Weintraub, director de la de la colección de entomología de la Academia de las Ciencias Naturales de la Universidad de Drexel, el diseño de la parte frontal del vehículo influye en que un mayor porcentaje de insectos voladores queden atrapados en el flujo de aire y "resbalen" por la parte superior, en lugar de colisionar contra la parrilla o el cristal.

Así que uno de los trucos para que menos insectos se estampen contra el parabrisas podría estar en... comprarse un coche más aerodinámico. Aunque, sí, basar tu decisión de compra en los bichos parece lo que la sabiduría popular llama 'matar moscas a cañonazos' (ya que estamos en el tema entomológico). No obstante, recuerda que una menor resistencia al aire también significará menos gasto en combustible.

Parabrisas Tesla Model X

De todas formas, según mucho expertos, esta cuestión de la aerodinámica tiene un impacto muy limitado. Y hay otras acciones más sencillas para llegar al mismo resultado. Según Carglass, algo bastante efectivo es aplicar al parabrisas un tratamiento antilluvia. Este no solo sirve para mejorar la visibilidad en condiciones climatológicas adversas. Según los expertos de la marca, también logra que los invertebrados se peguen menos al cristal... y que sea mucho más sencillo retirarlos si sucede.

Y, por fin, llegamos al que seguramente sea el mejor secreto de todos: evitar los momentos y lugares con más concentración de insectos. Según el profesor Weintraub, en esto, además de la época del año (hay más en verano, finales de primavera y principios de otoño, como es lógico), influyen factores atmosféricos, como las lluvias y el viento. También la hora: conduce sobre todo de día, pues al atardecer y por la noche (cuando buscan la luz de los faros), el número de impactos es mayor.

Buscador de coches

Y además