Pasar al contenido principal

Prueba Volkswagen Golf GTE: ¡corremos la Maratón de Barcelona en modo eléctrico!

Bueno, bonito, eficiente. No. Barato no es.

coches hibridos electricos test blanco naturaleza eco tecnologia

Los coches híbridos mejoran a cada día que pasa. El objetivo es claro: conseguir que sus baterías aguanten el mayor tiempo posible para evitar que el motor de combustión entre en acción. Ese es el reto ideal, un coche eléctrico con un salvavidas bajo el capó. No obstante, los retos son muchos y variados en este tipo de vehículos: la prueba del Volkswagen Golf GTE me ha puesto sobre la mesa varios, aunque ya os digo que si estáis buscando un coche híbrido, este Volkswagen Golf deberá estar sobre la mesa. Como ha estado siempre.

Volkswagen no da puntada sin hilo y eso, en un mundo donde el postureo, el marketing y el ecofriendly están a la orden del día, se agradece. El Volkswagen Golf GTE de esta prueba es un coche híbrido enchufable y sobre el papel parece la opción ideal para satisfacer a todos: un coche compacto y relativamente ligero, un motor de gasolina fantástico y un motor eléctrico que lo apoya en todo momento, mejorando consumos en ciudad, pudiendo circular en modo 100% eléctrico y aportando un push de prestaciones cuando quieres guerra.

 

 

Es justo lo que se espera de un híbrido enchufable, por eso, antes de empezar la prueba del Volkswagen Golf GTE, no me quedan uñas: ¡lo quiero probar ya! Estéticamente no hay reproche posible: luce sensacional como cualquier otro Golf, especialmente si es de gama alta. No es tan afilado como un Volkswagen Golf GTI, pero sí luce un aspecto mixto entre deportivo y tecnológico: las enormes llantas o el afilado frontal ponen el toque ‘GT’, los faros LED frontales en forma de C le dan el toque tecnológico. Pero a su vez es discreto, sigue siendo un Golf. ¡Bien por ahí!

En el interior más de lo mismo: la calidad clásica del Volkswagen Golf se combina por una parte con elementos deportivos como los asientos y con detalles muy tecnológicos como el fantástico cuadro de mandos digital. La verdad es que en el interior del Volkswagen Golf GTE te sientes cómodo, a gusto y como en casa muy rápidamente. Se podría decir que es un compacto muy completo a todos los niveles en términos estéticos y de calidad: imagen, deportividad, calidad y tecnología caminan de la mano.

 

coches hibridos electricos test blanco naturaleza eco tecnologia

 

Y es que no hay duda que a nivel estético es mucho más potente que el Volkswagen e-Golf, la versión 100% eléctrica, y al final puedes conseguir con él un uso similar, siempre que no recorras al día más de 30 km. ¡Bien, vamos con lo serio! El Volkswagen Golf GTE se mueve gracias a la combinación de dos elementos nacidos con la vocación de ser eficientes al máximo. Por un lado hablamos de un motor de combustión con cuatro cilindros, turbo y 1,4 litros de cilindrada. Un motor que con sus 150 CV es una delicia tanto en el Volkswagen Golf como en el Seat León de esta prueba

Es un motor moderno, muy capaz de sacar todo el jugo a sus 150 CV y que resulta ideal para compactos que pesan poco: consigue un mix entre prestaciones y consumos realmente buena. A ese motor de gasolina se une un motor eléctrico de 102 CV y 330 Nm de par que se alimenta gracias a unas baterías de iones de litio con 8,7 kWh de capacidad. En conjunto: 204 CV y 350 Nm de par. ¿Cifras de compacto deportivo? No, más bien de compacto potente. 

Lo primero que voy a hacer en la prueba del Volkswagen Golf GTE es comprobar las bondades del motor eléctrico. Es lo que marca la diferencia y lo que hace especial a este híbrido, que promete 50 km en modo 100 eléctrico. 50 kilómetros son los suficientes para los desplazamientos urbanos del día, por lo que de ser una cifra cierta, podría convertir a este Volkswagen Golf en la solución ideal de movilidad: super eficiente, con una imagen muy potente y con un motor de combustión para no desfallecer jamás.

 

coches hibridos electricos test blanco naturaleza eco tecnologia

 

Para comprobar cuál es la autonomía real máxima del motor eléctrico, decido hacer un juego: decido realizar la Maratón de Barcelona en modo 100% eléctrico, o al menos intentarlo. Un recorrido que pasa por los puntos clave de la ciudad condal y que será una prueba muy dura para un coche como este: subidas, bajadas, zonas más rápidas y atascos. 42,195 kilómetros por delante.

Debo decir que en modo 100% eléctrico el coche se mueve bien: no es un Tesla, pero para desplazamientos urbanos es suficiente. Aquí hay que ser muy cautelosos con el pedal derecho y dosificar muy bien para evitar que la autonomía baje drásticamente. Cuidado porque el coche es muy sensible y al mínimo acelerón algo brusco, la autonomía bajará de lo lindo. Soy consciente que soy el más lento de la calle al arrancar de los semáforos, pero tenemos una misión por delante. Una misión de eficiencia.

El vehículo te informa constantemente del uso de la batería y de la capacidad que queda por delante y no necesito mucho tiempo para darme cuenta que los 50km de autonomía eléctrica son una quimera. Tampoco me sorprende, pero sí esperaba algo más de incertidumbre. Los kilómetros pasan y las baterías se descargan irremediablemente. ¡Y eso que prácticamente no salgo de semáforos! Tras atascos y una velocidad media bastante inferior a la de Anthony Maritim, ganador de la pasada edición con un tiempo de dos horas y ocho minutos, llega el momento de dar el brazo a torcer.

 

coches hibridos electricos test blanco naturaleza eco tecnologia

 

He circulado 32 kilómetros en modo 100% eléctrico: es cierto que con más de una persona en el interior pero también es cierto que con un cuidado sumo a la hora de echar a andar. Siendo tú solo en el coche, con un nivel de eficiencia profesional, creo que este Golf GTE podría rozar los 40 km de autonomía eléctrica, pero no más. En una conducción urbana ‘normal’, estará siempre más cerca de los 30 que de los 40 kilómetros.

Ahora bien, la cuestión es: ¿es suficiente? Yo creo que es muy interesante: 32 kilómetros de autonomía eléctrica es suficiente como para vivir en las afueras y acudir al trabajo todos los días en modo eléctrico. Además: con las baterías cargadas a tope, se convierte en un híbrido de primera, ya que puedes salir siempre de los semáforos con el motor eléctrico y si quieres realizar una conducción más contundente (si llegas tarde al trabajo) el motor de combustión te echará un cable.

En ciudad saca buena nota, la verdad, ahora toca probar uno de los grandes talones de aquiles de este tipo de vehículos: el consumo de combustible en un viaje por carretera. El problema de los híbridos es que en ciudad son muy interesantes pero después, en una conducción normal, suelen ser menos eficientes que las versiones de las que derivan, sin motor eléctrico. La razón es evidente: el peso de las baterías y el motor eléctrico es un extra imposible de camuflar y hace que aumente considerablemente el peso del conjunto, incrementando el consumo del motor de combustión cuando el motor eléctrico dice adiós o no puede funcionar por un exceso de velocidad.

 

 

Muchos han sido ya los coches híbridos que me han dado una alegría en ciudad y una sorpresa desagradable en autopista. El Volkswagen Golf GTE de esta prueba no va a ser de estos: consigo un consumo medio de 6,4 litros, una cifra que me parece más que razonable teniendo en cuenta el extra de peso. Sin duda, el motor 1.4 TSI es una maravilla a la hora de hablar de eficiencia y una vez más vuelve a sacar su mejor cara en esta prueba.

Entonces: ¿es el Volkswagen Golf GTE el mejor coche híbrido del mercado? Personalmente, es sin duda uno de los mejores. Ofrece un uso 100% eléctrico en ciudad o para tus desplazamientos diarios, con una batería que sin problema se puede cargar durante la noche mientras duermes, como el teléfono móvil. Además, el motor 1.4 TSI es una delicia de eficiencia para realizar viajes largos y las prestaciones de ambos motores en conjunto son más que suficientes para mover al conjunto con soltura.

No obstante, no todo son buenas noticias. Para empezar: aunque la imagen del coche tiene matices deportivos y en las siglas encontramos las letras ‘G’ y ’T’, de GTI tiene poco por no decir nada. Es un compacto rápido y se mueve bien, como cualquier Golf, pero no es un GTI y está lejos de su planteamiento, aunque los asientos deportivos o el frontal te puedan llevar a error. Me parece algo presuntuoso que en Volkswagen hayan querido enfocar a su híbrido enchufable por ese lado, un lado que no se corresponde en nada con la realidad. No es un compacto deportivo. Punto.

 

coches hibridos electricos test blanco naturaleza eco tecnologia

 

Eso no quiera decir que no sea un coche muy agradable de conducir. Lo es. Es cómodo en viajes largos y eficaz en curvas, con una puesta a punto interesante. Los 345 kg extras respecto a la versión 1.5 TSI de 150 CV de la gama son un lastre a la hora de sentir esa ligereza en zonas más reviradas, aunque la puesta a punto general del chasis ayuda a la hora de mejorar la precisión y evitar movimientos pesados. Es un compacto rápido y confortable, con una calidad de fabricación y de rodadura sin tacha. Es un Volkswagen en toda su dimensión.

Creo que es el coche híbrido enchufable perfecto: tamaño compacto, peso a raya, motor de combustión supereficiente y motor eléctrico que te permite circular en el día a día sin gastar un litro de gasolina y sin emitir un gramo de CO2. Entonces: ¿es el Volkswagen Golf más recomendable? Aquí la cosa ya no está clara: si para ti el respeto por el medio ambiente es lo primero, pero crees que el coche eléctrico todavía no está lo suficientemente desarrollado, entonces este Golf es ideal. Si estás buscando una manera eficiente y ahorradora de moverte, entonces este Golf no es tu mejor opción.

La idea de circular en el día a día sin gastar un céntimo de combustible es interesante, de eso no hay duda. No obstante, al sacar la calculadora, las cuentas no terminan saliendo. El Volkswagen Golf GTE de esta prueba cuesta más de 40.000 euros: sí, es de las versiones más caras de la gama. El problema aquí viene cuando puedes conseguir un Volkswagen Golf 1.5 TSI de 150 CV por unos 17.000 euros menos. Y ya te aseguro yo que con 17.000 euros puedes llenar muchos depósitos de gasolina: es una versión que cuesta rentabilizar a nivel económico. 

 

coches hibridos electricos test blanco naturaleza eco tecnologia

 

Para conseguir que el Volkswagen Golf GTE sea una compra racional, deberás circular prácticamente siempre en modo eléctrico, es decir: siempre en una conducción urbana y super eficiente. Es un coche concebido para hacer desplazamientos cortos, pero principalmente, es un coche concebido para quien busque un compacto potente, con una imagen potente y que quiera colocarse la pegatina ECO con todo el orgullo del mundo. Ojo, me parece fantástico, pero todos aquellos que lleguéis a la prueba del Volkswagen Golf GTE debido a una cuestión de ahorro, siento deciros que este coche es demasiado caro para vosotros: una eficiente versión de gasolina será mucho más interesante.

El mundo está cambiando a pasos agigantados y cuando Volkswagen decidió incorporar la tecnología híbrida enchufable al Golf decidió hacerlo por la puerta grande: le metió un aspecto de GTI, una potencia de más de 200 CV e intentó llegar a un segmento de la población que busca imagen, prestaciones e imagen ‘ecofriendly’ cueste lo que cueste. Hoy (y sobretodo mañana) la electricidad se debe convertir en una herramienta para ahorrar dinero y este es el único punto donde el Golf GTE falla. En todo lo demás, creo firmemente que es el mejor coche híbrido del mercado, por planteamiento y por cubrir una necesidad de movilidad de una manera brillante. Ojalá Volkswagen decida democratizar esta tecnología y ofrecerla también en modelos menos presuntuosos y a un precio más interesante. ¡El resultado puede ser la bomba!

Lecturas recomendadas