Pasar al contenido principal

Cuidado con las dashcam: llevar una en el coche te puede costar 1.500 euros

Dashcam

Las dashcam son esas pequeñas cámaras de alta definición que van conectadas a una tarjeta de memoria y graban todo lo que sucede mientras conduces. Son las que están detrás de los numerosos vídeos de accidentes y de aquellos que dejan constancia de actitudes (más o menos) ilegales al volante. Y llevar una en el coche te puede costar 1.500 euros de multa.

Teniendo en cuenta que en España no hay ninguna normativa específica que impida o castigue llevar en nuestro vehículo uno de estos dispositivos, son muchos los conductores que deciden instalar una dashcam para registrar lo que ocurre mientras circulan con un objetivo claro: usar esas imágenes como prueba en caso de multa o accidente.

 

Si no existe ninguna ley, ¿por qué pueden ponerte una multa de 1.500 euros? La clave es que estas pequeñas cámaras están a caballo entre las grabaciones privadas y la videovigilancia. Por lo tanto, dependiendo de cómo y dónde estén ubicadas pueden implicar una sanción y así lo ha demostrado la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

Dashcam

Enfocar hacia el exterior

Cuenta El País que un vecino de Toledo ha recibido un castigo económico con la citada cantidad porque llevaba en el coche una dashcam… que enfocaba hacia el exterior. Todo comenzó cuando una patrulla de la Guardia Civil vio el dispositivo de grabación colocado en la bandeja del maletero y la AEPD considera que estaba orientado hacia el espacio público “sin causa justificada”.

 

La agencia se basa en el incumplimiento del Artículo 5.1 del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) que determina que los datos personales captados por cualquier tipo de sistema de grabación serán “adecuados, pertinentes y limitados a lo necesario en relación con los fines para los que son tratados”. A esto añade que el control del tráfico y el espacio público es competencia exclusiva de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Dashcam

Sin motivo concreto

Aunque cualquier persona tiene derecho a captar imágenes en la calle, según la AEPD hacerlo de forma continuada vulnera el derecho a la intimidad de los viandantes… sobre todo cuando no existe un motivo concreto como sucede en este caso. El expediente recuerda que las dashcam deben enfocar “preferentemente hacia el espacio particular evitando controlar zonas de tránsito” y, además, hay que informar a la gente de que pueden grabados a través de un cartel.

 

El Reglamento General de Protección de Datos establece que este tipo de infracciones deben estar penadas con multas de hasta 20 millones de euros o del 4% de la facturación si se trata de una empresa. No obstante, el expediente de la AEDP apuesta por una sanción inicial de 1.500 euros: la más baja para este tipo de comportamientos. El conductor, por su parte, podrá presentar un recurso judicial por la vía contencioso-administrativa.

Buscador de coches

Y además