Pasar al contenido principal

Lo que debes saber sobre el DS 4 más especial

Lee de nuevo: Performance Line...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Sabemos lo que estás pensando: un DS 4, qué pereza de coche. Y quizá te daríamos la razón, con una probabilidad muy alta, en el 99% de los casos. Pero resulta que lo que queremos presentarte es un DS 4 muy especial, la versión Performance Line. ¿A que ya no parece tan aburrido? Es la magia del marketing…

La apuesta de la compañía por el DS 4 está clara: quiere dotar a su gama de rasgos más deportivos y de una estética más cuidada, que se corresponda con las sensaciones que aporte al conducir. Así, podemos empezar hablando de una carrocería bitono, adornada aquí y allá con tres rayas en rojo, blanco y dorado. El DS 4 Performance Line estará disponible con el techo negro, combinable con otros seis colores para el resto del ‘cuerpo’. Las llantas, de 18”, cuentan con el logo de la marca en rojo, lo que acentúa su carácter dinámico.

En el interior, la impresión de los materiales nos transporta a un vehículo premium, gracias al cuero trabajado y acabado de forma artesanal. Las ventanas traseras tintadas , los asientos delanteros con función de masaje y un amplio equipamiento tecnológico son sus señas de identidad en este apartado.

Te estarás preguntado cómo se conduce… bien, es hora de que sepas que la línea Performance se aplica a cualquier motor del DS 4. Y, como imaginarás, el más interesante es el BlueHDi de 180 CV, asociado a la caja de cambios automática de seis marchas. El funcionamiento de la transmisión es suave y progresivo, perfecto para extraer lo mejor de un diésel muy afinado: apenas tiene vibraciones, el rumor que emite llega muy amortiguado al habitáculo y la entrega de potencia es lineal. Nos gusta, aunque la actuación de la mecánica ensombrece un poco una dirección que podría ser más informativa y una suspensión mejorable. Nos quedamos con su acertada mezcla de detalles racing con un diseño discreto. Aquí se merece una nota muy alta.

Lecturas recomendadas