¿Quieres dar una vuelta en el nuevo Batmóvil? Te llevo

Me subo a bordo del vehículo estrella de empresas Wayne, el nuevo Batmóvil. El coche que hasta Superman querría tener.

A lo largo de la saga de películas de Batman han aparecido muchos coches, pero ninguno era como el nuevo Batmóvil en el que me dispongo a dar un paseo. Originalmente eran como grandes barcazas americanas, mientras que el actual es más original y adaptado a lo que todos esperan del coche de un superhéroe. El que aparece en “Batman vs Superman: El amanecer de la justicia” es el que voy a probar, y no me será difícil mejorar el papel del aburrido Ben Affleck.

Cualquiera que esté familiarizado con la trilogía del “Caballero Oscuro” de Christopher Nolan, sabe las principales características de este coche: los neumáticos de tractor, el color de la carrocería en negro mate, los tubos de escape de los que sale fuego y la cabina del conductor ubicada al azar dentro de la armadura del Batmóvil.

Te puedo contar que el coche cuenta con el motor del Chevrolet Camaro, es decir un V8 de 6,2 litros. El nuevo Batmóvil es tracción trasera y cuenta con una caja de cambios automática de tres velocidades que aunque es rudimentaria, está hecha a prueba de bombas.

No tengo información que darte sobre el peso, la suspensión o si el coche lleva anclajes Isofix para la silla de los niños. Antes de intentar subirme a esta bestia, te comentaré otro detalle: se hicieron tres vehículos como éste para la película, pero sólo dos podían circular y el mío es uno de ellos. Ha sido asegurado por más de seis millones de euros con lo que tendré que ir con cuidado.

Aquí tienes la subasta del Aston Martin de James Bond

Es más fácil decirlo que hacerlo. Hay un paso en el lado de la carrocería entre los soportes de las ruedas para poder trepar. Hasta aquí todo bien. Las puertas son pesadas, con forma de cuchilla, que se levantan de la carrocería verticalmente transformando el coche en una mantis religiosa de fibra de vidrio. Necesitan un tirón fuerte para abrir o cerrar la estrecha cabina de dos asientos. Unos diminutos cristales sucios de vidrio triangular, forman el parabrisas.

Lamentablemente, no te puedo enseñar ninguna imagen del interior del nuevo Batmóvil porque recuerda que es un vehículo secreto, pero sí te cuento que los asientos son de cuero y bastante cómodos y que cuenta con uno de los cuadros de mandos más raros que haya visto en mi vida. Hay botones etiquetados con frases como: ‘visión nocturna’, ‘anti-policía’ o ‘medidas de respuesta’. Los interruptores son para ‘el químico irritante’ y el ‘arpón de fuego’. Por desgracia no encuentro el que activa la ametralladora que hay en el capó. Dejo para el final el botón más útil de todos, que es el de las luces de emergencia.

Pulso el botón de arranque y me decepciono un poco al escuchar el ruido del V8 porque me lo imaginaba más potente al ralentí. Suena como un Corvette. Otra cosa distinta ocurre cuando me pongo en marcha, donde la caja de cambios no ayuda y va haciendo un ruido ensordecedor. A medida que el coche acelera, el zumbido se convierte en uno de esos sonidos que dejas de oír con tus oídos y empiezas a sentir con tus órganos vitales. El nervio óptico vibra hasta que la visión se vuelve borrosa y eso que no voy rápido.

El nuevo Batmóvil no es apto para claustrofóbicos, sobre todo por el arco de seguridad que divide el espacio que hay entre los dos asientos y por si fuera poco, dos extintores están situados a la altura de mi cabeza y la del copiloto. Dado lo difícil que es salir de esta cabina, agradezco las medidas de seguridad.

Afortunadamente, sobrevivo no solo al paseo en el Batmóvil sino también a morir decapitado al salir del coche. Quizás los productores deberían cambiar el nombre de la próxima película de Batman por el ruido que hace la caja de cambios. Yo les propongo: “Batman vs los tapones de los oídos”.

No te pierdas:

- Vuelve el Delorean DMC-12

Lecturas recomendadas