Pasar al contenido principal

¿Sueñas con un Mini Moke V8? Concedido

La enésima locura de Ludovic Lazareth.
Mini Moke

Parece que todo aquello que salga de la marca de coches pequeños del Grupo BMW, Mini, y tenga algo de potencia, es muy divertido de conducir. Desde hace años. Pero es que este Mini Moke V8 no tiene nada que ver con la firma británica y aun así me parece que podrías pasártelo en grande a sus mandos. Así que ya lo sabemos: la palabra Mini y los coches son un sinónimo de buenos ratos con un volante entre las manos. No obstante, si llevan un motor tan grande como este juguete, mucho mejor.

Mini Moke V8: un juguete para mayores

Si te gusta esto de las locuras sobre ruedas, es posible que estés al tanto de las fabricaciones y de las locuras de Ludovic Lazareth. Este tío es un poco héroe, la verdad. Crea unas cosas rarísimas, siempre hablando de coches y motos, claro. Y este Mini Moke V8 es perfecto para ejemplificar lo que quiero decir. Un vehículo demencial con el único objetivo de hacer disfrutar a quien lo lleve.

Mini Moke

Por si no estás enterado, su empresa se llama Lazareth Auto-Moto. Y con el Mini Moke V8 deja claro que, además de bicicletas salvajes con cuatro ruedas, su compañía tiene otras cosas en mente. Como por ejemplo, construir coches-anfibio basados en versiones con una menor distancia entre ejes del Mini Moke. Total, puestos a probar...

No obstante, vamos a lo que nos ocupa. Al parecer uno de los chasis de Moke estaba sin utilizar en la fábrica... junto a un motor Maserati V8 de 4.7 litros. Así que, ¿por qué no? Si quieres ver el resultado no tienes más que contemplar las fotos que ilustran este artículo. De esta manera luce un Mini Moke V8 con 454 CV y 520 Nm de par motor máximo.

Mini Moke

Echa un vistazo también a esas llantas de 17 pulgadas. El conjunto, en general, parece una caricatura. Es genial. Muy carismático. Como ya podrás imaginar, no está homologado para circular por la vía pública. Así que solo podrá ser utilizado en circuitos privados por el propio Lazareth. Pero... ¡está a la venta! Por lo que si puedes escribir la cantidad suficiente en un cheque, te lo llevas a casa. ¿Cuánto ofrecerías por él?

Y además