Pasar al contenido principal

Todos los euros que ahorras con un coche eléctrico en 5 años frente a un gasolina

Los 3 mejores SUV eléctricos para comprar en 2021

Mucha gente, a la hora de comprar coche nuevo, ya se plantea uno 100% enchufable como opción realista, debido a que al echar números, la balanza empieza a inclinarse hacia el lado de lo razonable. ¿Siempre? No ¿Nunca? ¡Tampoco! Pero hay muchas claves que debes empezar ya a manejar para determinar cuáles son tus necesidades. Por eso, aquí tienes todos los euros que puedes ahorrar con un coche eléctrico en 5 años frente a un gasolina.  

Adquisición

Si en un coche 'a pilas' el desembolso inicial respecto a un diésel, por ejemplo, te hemos contado que es entre 5.000 y 15.000 euros extra en comparación con un modelo más o menos equivalente, si ponemos enfrente a un gasolina 'semejante', la diferencia no es tan enorme debido a que estas últimas mecánicas térmicas tienen mejor imagen actualmente que las de los denostados coches de gasóleo (menos demandados ahora y, por tanto, más baratos en proporción).

Pero siguen resultando más caros de base, así que ten cuidado al coger la calculadora, porque serán más difíciles de amortizar, a priori. Para que te hagas una idea, cuando hemos probado un ciclomotor eléctrico (con prestaciones equivalentes a las motos de 49 cc), decíamos que era más fácil amortizar la inversión porque esta era baja -menos de 2.000 euros- que, por ejemplo, en el caso de una BMW C-Evolution. Pues con los coches, que parten de PVP mucho mayores, sucede lo mismo. 

Y para determinar el coste total, siempre habrá que ver los descuentos y promociones de cada fabricante y las ayudas estatales a la compra, que ahora están recogidas en el Plan MOVES III y que, entregando un vehículo antiguo son de hasta 7.000 euros, así como la manera en la que las articula cada Comunidad Autónoma. 

Impuesto de Matriculación

Nada más adquirirlo, un eléctrico cuenta con la exención de pago del impuesto de matriculación propio de los modelos con etiqueta CERO de la DGT

Un coche de gasolina, en cambio, sólo estará exento si homologa unas emisiones de CO2 inferiores a 120 g/km, algo que, desde la entrada en vigor del protocolo WLTP, es más difícil que nunca. De hecho, muchos fabricantes han optado por electrificar muchos de sus modelos de gasolina para lograr una hibridación suave y que siga siendo rentable fabricarlos y venderlos. Pero en este caso, ya no hablamos de coches de gasolina, sino de microhíbridos, con etiqueta ECO

Como te hemos contado también todo este tiempo, a partir de los 120 g/km de CO2 declarado, el impuesto de Matriculación comprendería estos tramos en un coche de combustión (repetimos, no en uno eléctrico):

  • Entre 121 y 159 g/km CO2: 4,75%
  • Entre 160 y 199 g/km CO2: 9,75%
  • Más de 200 g/km CO2: 14,75%

Coste de uso

Uno de los puntos en los que los coches eléctricos consiguen una ventaja clara, puesto que su coste por recarga, es decir, el coste por kilómetro recorrido, es menor del que supone rellenar el depósito de un modelo diésel... y mucho menos que uno de gasolina. 

Te recordamos que, según la OCU, con la tarifa eléctrica normal, un eléctrico gasta 4 €/100 km, pero con la tarifa nocturna reducida la cifra se reduce a solo 1,6 €/100 km. Poniendo como referencia un kilometraje anual de 15.000 kilómetros, el gasto en “combustible” sería, respectivamente, de 600 y 240 euros al año. En cambio, para un diésel medio, que gaste unos 6 l/100 km y pague el litro de combustible a 1,16 euros, el desembolso anual es de unos 1.044 euros.

Aparcamiento

A día de hoy, los coches eléctricos no pagan en las zonas reguladas de aparcamiento tipo SER, en ciudades como Madrid o Barcelona. Si tuvieras que estacionar el coche un par de horas de lunes a viernes en una zona 'barata' (azul) de estas características, serían más de 10 euros a la semana y más de 40 euros mensuales. 

Recarga

Pero es que además hay que tener en cuenta dónde se va a recargar el coche eléctrico, por cuánto dinero y si va a ser en un enchufe normal (de corriente alterna, en un proceso más lento, pero sin necesidad de instalar nada más) o en un enchufe de carga rápida (con corriente continua) tipo Wallbox.

Esto es importante porque hay empresas que incluyen ofertas para sus empleados o precios especiales, aunque también hay que saber si el enchufe de referencia es gratuito -como el de una compañía que lo subvencione o el de un centro comercial que lo use como reclamo-. Asimismo, puede que el de casa no te sirva o sea demasiado lento, con lo que haya que instalar ese poste de carga rápida. El precio de este último depende de las características de cada vivienda, por lo que el coste puede ser de cero -si es fácil, no requiere cableado extra y va incluido en una promoción del fabricante o de la Comunidad Autónoma o el municipio en cuestión- a más de 1.000 euros.

Circulación por carriles especiales

Otra de las ventajas con la que te puedes ahorrar con un coche eléctrico en 5 años frente a un gasolina es el del uso habitual de carriles especiales tipo Bus-VAO en los que se puede acceder aunque el coche no lleve la ocupación mínima. 

Y eso supone un ahorro considerable al año en tiempo, kilometraje, atascos... y consecuentemente, gasto energético. 

Atascos

Pero es que aunque los eléctricos tampoco puedan volar por encima del tráfico, lo cierto es que si no tienes más remedio que circular mucho por zonas congestionadas, aunque el tiempo invertido en el atasco sea el mismo que en un diésel o en un gasolina, lo cierto es que el gasto de energía (y el desgaste mecánico) de un eléctrico a baja velocidad o con parones por retenciones es mucho más favorable que en un vehículo equivalente de combustión. 

Restricciones a la movilidad

Asismismo, en escenarios de alta contaminación y las consiguientes restricciones a la movilidad, cualquier coche con motor de gasolina (incluso los híbridos) podrían quedar fuera de la circulación de forma temporal, mientras que la etiqueta CERO (la más permisiva) de un eléctrico garantizaría que pudieras seguir conduciendo y amortizando tu coche... y no tener que quedarte en casa o verte obligado a echar por tierra tus cálculos de costes del día/semana o mes al tener que recurrir al transporte público o al alquiler de un vehículo 'cero emisiones'.  

Mantenimiento

Aunque monta tecnologías más modernas y sofisticadas, un eléctrico puro tiene una mecánica menos compleja... o, al menos, un menor número de elementos susceptibles de desgastarse, romperse, ser sustituidos, ser revisados... por lo que, en teoría, los pasos por el taller deberían salir más a cuenta, tanto por el coste de estas inspecciones como por los intervalos regulares que indique el fabricante. 

Además, a la hora de pasar la ITV, el ahorro del coste (20 y 30 euros) es algo menos de la mitad que el de un coche de gasolina -en el que la Inspección obligatoria es algo más barata que en un diésel).

Valor residual

Por último, aunque este factor no es numéricamente fácil de definir en este post, porque depende del modelo en cuestión del que hablemos, sí que es básico a la hora de calcular todos los euros que puedes ahorrar con un coche eléctrico en 5 años frente a un gasolina. ¡Incluso de los más importantes!

Porque tal y como están las cosas y la tendencia que existe de aquí a los próximos años de ir retirando de la circulación los coches antiguos con motores de combustión, lo normal es pensar que la cotización de un eléctrico será más favorable dentro de un lustro que la de un gasolina -y no digamos de la de un diésel-. Eso sí, siempre que las baterías del coche enchufable aguanten y de aquí a esos cinco años su rendimiento no haya decaído demasiado... 

Buscador de coches

Etiquetas:

Motor

Y además