El último viaje con cero emisiones: llega el Tesla Model S fúnebre

Para viajar en silencio...

Imagen de perfil de Alex Aguilar
El Tesla Model S fúnebre

El Tesla Model S P100D es el coche más rápido del mundo

Estoy convencido de que cuando oyes hablar de una preparación piensas en unas buenas llantas, unos cuantos alerones y un motor convenientemente potenciado. Pero no siempre es así: ¿qué te parece el Tesla Model S fúnebre? No me dirás que no tiene clase... 

Vale, estás flipando. Yo también. Pero una vez recuperado del shock inicial, déjame contarte algo del coche que ves en las imágenes. Se trata de un Tesla Model S reconvertido a coche fúnebre por el carrocero holandés Remetz, quien es conocido por realizar todo tipo de transformaciones tomando como plataforma a los coches más lujosos del mercado. ¿Te parece disparatado? Échale un ojo al Fiat 500 que te dejo a continuación. ESO es disparatado. 

No te pierdas: el Tesla Model S del Electric GT Championship

Tomando como punto de partida un Model S normal y corriente -corriente, porque es eléctrico, ¿lo pillas?-, los diseñadores de los Países Bajos han respetado la parte delantera del coche y vuelto a construir todo lo que estuviera situado tras el pilar B, estirando la batalla y la longitud total del coche hasta los 5,77 metros. De este modo en el habitáculo trasero cabe perfectamente un ataúd e incluso tiene un espacio bajo el suelo para transportar otros objetos. Yo tampoco sé qué podría necesitar el cliente de este tipo de vehículo como para hacer uso de dicho espacio. Ni quiero saberlo...

No, este Tesla Model S fúnebre no se ha presentado junto a otras novedades en el Salón de París 2016, sino en el Uitvaart Vakbeurs 2016, que viene a ser algo así como un Salón Funerario. Se me ocurren pocos eventos más sórdidos, grises y entristecedores. Quizá sólo superado por un concierto de Mocedades. 

Lecturas recomendadas