Se vende un Buick Riviera de 1952 que alcanza 265 km/h

Si ir a casi 300 km/h en un Audi R8 te parece demasiado... típico, prueba a hacerte con este Buick de 1952. Sólo piden por él 175.000 euros.

Imagen de perfil de Alex Aguilar

No te pierdas: Los 20 coches más caros vendidos en subasta

El mercado de segunda mano siempre ofrece, a quien sabe buscar, curiosidades de todo tipo. Y el especializado en el automóvil, también. Hoy te traigo un artículo muy especial que está a la venta en Estados Unidos: un Buick Riviera Coupé de 1952 capaz de alcanzar los 265 km/h. 

Este ejemplar tan curioso ha sido reconstruido -porque evidentemente el coche no salió así de la cadena de producción- por el fanático de la velocidad Jeff Brock, quien en el año 2009 rescató un malogrado Buick Riviera de un aserradero de Arizona para convertirlo en la bestia que ahora se encuentra a la venta. Gracias a su trabajo el automóvil que ves en las fotos que encabezan el artículo ha conseguido alzarse con la victoria de su categoría en el autódromo de Bonneville hasta en seis ocasiones, logrando en una de ellas alcanzar los 265 km/h. No está mal, ¿eh?

Por el módico precio de 195.000 dólares -unos 175.000 euros al cambio- puedes llevarte a casa este aparato de lo más curioso. ¿Necesitas más datos? Monta el motor de un Buick Roadmaster de ocho cilindros en línea con alguna que otra chuchería para exprimirlo un poco más. Los ejes delantero y trasero provienen, respectivamente, de una furgoneta Chevrolet del año 1968 y de un Ford Thunderbird de 1973. Y la carrocería está realizada a mano, como es evidente. Para endulzar un poco a este monstruo de Frankenstein, su propietario lo bautizó como "Bombshell Betty". 

Si te gusta la velocidad, que te miren mucho, y no pasar nada desapercibido cuando circules por la autopista, no dudes en hacerte con el Buick Riviera más rápido de cuantos existen. Está a la venta. Ahora. ¡Corre a por él!

Lecturas recomendadas