Pasar al contenido principal

El violinista de la A8 tendrá que pagar 2.000 euros por tocar en el arcén

¿Existen radares en las autopistas de peaje?
Protesta justa, multa ¿injusta?

Se llama Joseba Olazabal, pero todo el mundo le conoce como El Violinista de la A8. Lleva años pidiendo la instalación de paneles de ruidos en la carretera que une Bilbao y Galicia. Lo hace de una manera un tanto curiosa: tocando su violín en el arcén.

Joseba se queja públicamente del ruido que provocan los coches que circulan por la autovía del Cantábrico al pasar por su pueblo, Mendaro. Quiere llamar la atención de la Diputación de Guipúzkoa para conseguir que instalen paneles de ruido y reducir así la contaminación acústica de su localidad.

Cinco años después, ha conseguido que le escuchen, pero la respuesta oficial no ha sido la esperada: en lugar de los paneles antirruido, la Diputación de Guipúzkoa le ha impuesto una sanción de 2.000 euros.

Multa de 2.000 euros por tocar el violín en el arcén

La sanción que le impone el gobierno de Guipúzkoa no es por lo que pide, sino por dónde lo pide.

Las autoridades consideran que colocarse en el arcén de la carretera con un violín y un cartel en el que exige la instalación de paneles de ruido puede provocar algún accidente. Los vecinos de Mendaro, apoyan a su músico y dicen que desde que inició su lucha no solo no se han producido más accidentes, sino que han descendido.

Desde la diputación guipuzcoana se niegan a instalar paneles de ruido porque consideran que el pueblo no tiene suficiente densidad de población.

Todo empezó con Chopin

Joseba recuerda cómo empezó todo. "Estaba escuchando una pieza de Chopin, que va in crescendo, como mi cabreo y decidí que tenía que hacer algo". Cuenta que la carretera que pasa por su localidad tenía muchos accidentes, por lo que la diputación instaló badenes para que los vehículos redujeran la velocidad. Admite que eso lo han conseguido, pero "la contaminación acústica ha crecido una barbaridad".

En declaraciones recogidas por el Diario Vasco hace unas semanas, Olazabal contaba que había tenido que cambiar de sentido para continuar su protesta: "me han vallado el jardín y no puedo salir a tocar, ahora lo hago dirección Bilbao". Respecto a la música que toca con su violín en el arcén de la A8: "ahora me ha dado por el folk irlandés y también suelo tocar las bandas sonoras de ' Leyendas de Pasión y El último mohicano.

Joseba Olazabal ha dicho que pagará la multa y que dejará el violín en casa, pero anuncia que seguirá protestando.

Buscador de coches

Y además