Pasar al contenido principal

Los 5 coches de carreras más espectaculares que nos esperan en 2017

Cambios muy locos en el WRC, el futuro de Le Mans…

Imagen de perfil de Noemí Alonso

Los coches de carreras nos hacen soñar con un futuro mejor. No sólo para la competición en sí, con vehículos más rápidos, espectaculares o eficientes (ejem). También hablamos de los avances tecnológicos que luego se aplican (o no, aunque debería haber una norma que hiciera obligatorio este paso en según qué apartados) a los automóviles que salen de las líneas de montaje y que vamos a conducir personas como tú y como yo. Seguridad, aerodinámica, potencia… Todos ganamos cuando dejamos que los ingenieros hagan su trabajo.

Pero volvamos a los coches de carreras, concretamente a los que nos esperan el año que viene, en 2017. En el Mundial de Rallys se avecinan cambios importantes, ya que llegarán los vehículos más potentes desde los gloriosos Grupo B, más o menos. ¿Qué significa esto? Vamos a ver WRC con motores de 1,6 litros y una brida para el turbo que pasa de los 33 a los 36 mm. Perdón, para los no iniciados, esto se traduce en un salto de los 310 a los 380 CV, aproximadamente (ya sabes que los equipos nunca dan cifras concretas sobre esto).

Por otra parte, su aspecto será acoj****te, con aditamentos aerodinámicos por todas partes que mejorarán su actuación. Ya vimos el Citroën C3 WRC en los test que realizó en España (pincha en este enlace para recordarlo) y, aunque gracias al camuflaje será el secreto mejor guardado de las marcas hasta que desvelen sus armas en el Rally de Montecarlo 2017, algo se puede adivinar. Pasos de rueda ensanchados, un alerón trasero fijo que da miedo y está diseñado para ser altamente eficaz… Visualmente, también vamos a disfrutar. El Ford Fiesta WRC 2017 es otro buen ejemplo.

Por último, se aligerará su peso unos 25 kilos (de 1.200 a 1.175). Si estás haciendo tus cálculos, ya te habrás acordado del aumento de potencia del que hemos hablado antes. Ajá. El espectáculo está garantizado -o eso se supone-. Pero un gran poder conlleva una gran responsabilidad, por lo que la seguridad también aumenta. De hecho, la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) no va a dejar que esto lo lleve cualquiera. O eres piloto de un equipo oficial o puedes ir olvidándote de subir a uno de éstos a golpe de talonario. Por si acaso.

Ah, también tenemos coches de carreras de los que van por un circuito y esas cosas. Los que molarían todo en las 24 horas de Le Mans, por ejemplo, la prueba más alucinante que existe sobre un trazado. Aunque yo sea más de rallys, hay que reconocer que esto es así.

 

Lecturas recomendadas