Pasar al contenido principal

La dura batalla de Casey Stoner contra una extraña enfermedad

Casey Stoner Ducati

El piloto australiano, bicampeón del mundo de MotoGP retirado desde 2012, sufre fatiga crónica.

Casey Stoner, ex piloto de MotoGP y Campeón del Mundo en 2007 y 2011, ha relatado en una entrevista cómo es su vida actualmente. El australiano sufre síndrome de fatiga crónica, una enfermedad sin cura: “Empiezo el día al 50% y la energía va bajando hasta que me quedo vacío”. También analiza la actualidad de MotoGP: cree que Marc Márquez habría sido campeón si hubiera tenido paciencia.

Casey Stoner se retiró del Mundial de Motociclismo con solo 27 años, coincidiendo con el nacimiento de su primera hija, para alejarse del peligro constante de la competición y pasar más tiempo con la familia. Si bien continuó ligado al deporte como probador de Honda y de Ducati, y de cuando en cuando se rumoreó su vuelta, nunca regresó al campeonato como titular.

En 2018, la vida del australiano sufrió un duro revés: le diagnosticaron síndrome de fatiga crónica, una enfermedad sin cura, con la que ha estado luchando desde entonces, y que no le deja disfrutar de su pasión como lo hacía antes.

“Me diagnosticaron en noviembre de 2018, hace dos años”, confiesa en una entrevista a El Mundo. “Pasaron unos meses en los que sentía que mi físico se deterioraba sin motivo aparente: iba a entrenar y volvía reventado. Fui al médico y al principio lo enfoqué mal. La fatiga crónica no tiene cura, pero pensé que yo la encontraría, que entrenaría más que nadie y saldría adelante”, explica.

“Pero la verdad es que esta enfermedad me está destrozando y no puedo con ella. Pasé los primeros seis meses de este año yendo de la cama al sofá y del sofá a la cama. Apenas me podía levantar para comer. Ahora estoy algo mejor, he aprendido a gestionar mi energía”, asegura, antes de dar algunos detalles acerca de cómo se siente.

Empiezo el día al 50% y la energía va bajando hasta que me quedo vacío. Una de las cosas más desesperantes es que, aunque eche una siesta la energía no se recupera hasta el día siguiente. No hay manera. Todo esto me ha hecho replantearme mi vida. Antes disfrutaba, salía en moto, iba a pescar e iba a jugar al golf y ahora simplemente voy tirando. En los días buenos aprovecho para jugar con mis hijas y si acaso voy a jugar al golf. Pero con el carrito de golpe a golpe y quedándome exhausto en el sofá los días posteriores. Solo he montado en moto dos veces en los últimos dos años y pescar… uf, ya no se ni cuando fue la última vez que fui”.

Stoner lamenta que esta dolencia “a veces no se diagnostica o se diagnostica mal” y dice que “hay gente que la confunde con el virus Epstein-Barr, que también provoca fatiga, pero que tiene cura. Yo lo pasé cuando corría en MotoGP y fue muy distinto. Ahora no veo cómo mejorar”.

Casey Stoner Ducati
 

Márquez podría haber sido campeón este año si hubiera tenido paciencia

En la misma entrevista, Stoner también valora la temporada 2020 de MotoGP, especial la situación con Marc Márquez. El australiano cree que si hubiera tenido paciencia y no hubiera tratado de regresar de forma precipitada, podría haber sido campeón: “Si se hubiera recuperado con paciencia y hubiera corrido la mitad del Mundial, hoy sería campeón. Este año se ha demostrado lo superior que es. Antes de su caída en Jerez, su remontada ridiculizó al resto. La mayoría de pilotos actuales necesitan trabajar más y congratularse menos para competir contra Márquez”.

Casey también lanza un dardo a la nueva generación de pilotos: “Quartararo, Viñales y Dovizioso podrían haber ganado el título, pero se perdieron en el camino. Me ha sorprendido ver que, pese a los errores que cometían, muchos pilotos seguían sonriendo. No entiendo por qué. En mi época no era así. Los pilotos actuales son muy conformistas: están satisfechos con los comentarios que reciben en Instagram y lo que ocurre en pista no le afecta tanto. Excepto Marc, nadie trabaja lo suficiente”.

La crítica de Stoner no queda ahí: hasta piensa que se le ha perdido el respeto a la competición. No entiende que haya tanta electrónica y tampoco que haya tanta aerodinámica. “No entiendo que el reglamento cambie tantísimo”, asegura a nivel técnico. No le gusta tampoco que “ahora todo el mundo en el paddock quiere sangre”, palabras que pronuncia cuando le preguntan sobre las luchas en los últimos años entre Rossi, Márquez y Lorenzo.

Se explica: “Se ha perdido el respeto por la competición Ahora todo el mundo en el paddock quiere sangre. Para mí todo cambió cuando falleció Marco (Simoncelli). Durante todo un mes todo el mundo estuvo muy apenado y nos respetamos, pero después volvió la guerra”, comenta. “Se necesitaría un dirigente con mano dura, pero (otro Mundial de MotoGP) es posible”, dice. Su fórmula maestra sería: “arrebatar el poder que tienen actualmente fabricantes y pilotos, que son egoístas por naturaleza; y (cambiar) más cosas. Por ejemplo, no entiendo que se disputen tantas carreras en España”.

 

Buscador de coches

Y además