Pasar al contenido principal

¿Por qué los ganadores de las 500 Millas de Indianápolis lo celebran bebiendo leche?

Las 500 Millas de Indianápolis son la leche.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Indy500, Milky Way

¿No entiendes por qué los ganadores de las 500 Millas de Indianápolis celebran sus triunfos bebiendo leche...y no champán?

Nosotros tampoco. Esto no sucede en ninguna otra competición del Motorsporst en toda la Vía Láctea. 

Pero, tranqui, la respuesta nos la ha dado uno de esos amigos que lo saben (casi) todo y que son la leche, claro.

Un piloto que era la leche

Según parece todo fue un guiño del destino, más o menos casual.

Resulta que después de sumar su tercera victoria (1928, 1933 y 1936) en la Indy500, Louis Meyer estaba muy sediento. Y cmo su bebida favorita era la leche, adivina qué pidió al concluir la carrera, todavía sentado en su bólido. Blanco y en botella. Pues, eso.

Aquel instante de gloria con el piloto neoyorquino dándole unos tragos al envase de cristal quedó inmortalizado por un fotógrafo.

Al ver la instantánea, a un miembro de la asociación de productores de la zona se le encendió la bombilla. Aquello podía promocionar su nutritiva sustancia en todo el país. Fue dicho y hecho.  

 

 

Por si fuera poco, parece ser que Meyer, ya convertido en leyenda nacional con sus tres triunfos en Indianápolis -fue el primero en conseguirlo-, afirmó que ésa era la bebida de los campeones.

Y claro, con ese empujón publicitario, aquello fue la leche. Rápidamente, ésta se convirtió en el icono de las celebraciones en la Indy500.

Desde entonces, solo entre 1947 y 1955 se interrumpió esa costumbre debido a que la producción del famosísimo líquido fue, en aquellos años, muy pobre.

 

Con la leche no se juega

En 1993 un corredor muy espabilao llamado Emerson Fitipaldi tuvo la brillante ocurrencia de festejar su éxito en el Indianapolis Motor Speedway con zumo de naranja, puesto que él era productor de dicho cítrico en su Brasil natal. La lió parda.

 

EMMO Y EL POLEMICO ZUMO DE NARANJA

 

Debido a esta afrenta, algunos encolerizados espectadores casi le pegan una leche. Bueno, en realidad no hizo falta, porque ante los abucheos, el listillo carioca la pidió el solo...pero envasada.

Sin embargo, los aficionados no le perdonaron esa falta de respeto a la tradición. De hecho, un año después, cuando volvió a competir en el Speedway recibió los mismos improperios del respetable

Después de aquello, a ningún piloto le han quedado ganas de emular a Fittipaldi.

 

¿Entera, semi o desnatada?

Como anécdota te contaremos que la organización pone a disposición de lo vencedores las tres variedades de leche (entera, semi o desnatada) para que elijan su favorita.

Bueno, en realidad, antes de la carrera confeccionan un listado con las preferencias lácteas de cada uno de los 33 integrantes de la parrilla.

Estos americanos son la... Eso mismo. ¿No nos crees? Debajo de estas palabras tienes una parte del ranking lácteo del 2016.

 

Leche

 

Por cierto, no queremos ni debemos terminar este post sin rendir un merecido homenaje a las vacas que hacen posible esta ceremonia tan original y curiosa. El presente artículo va por ellas y sus propietarios.

 

VACAS EN LA INDY500

 

 

 

Lecturas recomendadas