Vídeo: un Chevrolet Camaro ZL1 de 650 CV quemando rueda en Goodwood

Nos subimos a un Chevrolet Camaro ZL1 en el Goodwood Festival of Speed 2016 para salir quemando rueda. Y es una unidad de preproducción, ojo…

Texto: Pat Devereux

Vídeo: los mejores derrapes del Festival de Goodwood.

No todos los días tienes la oportunidad de probar lo último en tecnología… y en el Goodwood Festival of Speed. Y mucho menos, sentado junto al vicepresidente de Desarrollo de Producto para General Motors, Mark Reuss, en un Chevrolet Camaro ZL1 de preproducción, rojo brillante, con 650 CV y 10 velocidades.

Pero aquí estamos, justo en ese punto. Nosotros, Mark, el Camaro turbo, Goodwood y las miles de personas reunidas en esta fiesta de cualquier cosa que acelere. Al principio, nos dijeron que simplemente subiríamos la colina en un modelo que será lanzado en otoño y que ya acumula 400.000 km de test a sus espaldas.

Sin embargo, al montarme en el Camaro ZL1, queda claro que esto no va a ser una sencilla y tranquila subida a la colina. Mark juguetea con los controles y pregunta a Al Oppenheiser, ingeniero jefe del programa Camaro, cómo hacer una cosa. “Ve al submenú y baja hasta que encuentres ‘Linelock’”, dice Al. “Ahora, pisa el freno y, cuando la barra que ves en la pantalla llegue al 100%, puedes soltar”, añade.

¿Qué significa esta jerga? En un pony car de 650 CV con neumáticos Goodyear de alto agarre (han sido especialmente desarrollados para el modelo, nos confirma Al, y son tan buenos como los Michelin Sport Cup 2, referencia en estas cosas), esto quiere decir que vamos a ver un festival de humo.

Pero, cuando nos acercamos a la línea de salida, después de una hora y media atascados entre el tráfico y hablando de todo –el coche compartido, los vehículos eléctricos, las 24 horas de Le Mans, la NASCAR, la célula de combustible, los salones del automóvil y mucho más-, Mark pisa el freno brevemente, aunque no lo suficiente para probar de verdad (de verdad) el sistema.

Dejamos atrás la salida envueltos en un velo fino de niebla proveniente de los neumáticos y hay cierta confusión sobre el funcionamiento correcto del sistema Linelock. Así que, como no conocemos las normas de la de la famosa colina de Goodwood, decidimos parar y probarlo de nuevo. “Sí, mejor nos aseguramos de que todo marcha bien”, comentamos.

Después de dos curvas retorcidas, detenemos el Camaro, Mark juguetea de nuevo con los controles y… el dispositivo de seguridad se entromete, aplicando el freno de mano eléctrico. Tras lo que parece un minuto (el presentador del Goodwood Festival of Speed 2016 empieza a especular con un problema en las marchas), pero sólo son un par de segundos, Mark resetea de nuevo el sistema. “Ok”, dice.

Con los frenos delanteros sujetando las ruedas a muerte, Mark golpea el acelerador y 325 CV van al asfalto a través de cada uno de los neumáticos traseros. Arrancamos. Como estamos probando esta nueva tecnología en el Chevrolet Camaro y Mark es el responsable de su desarrollo, deja su pie sobre el pedal durante uno, dos, tres, quizá cuatro segundos (simplemente, para asegurarse de que funciona). Las gradas a los lados del trazado desaparecen, envueltas en nubes de humo blanco.

Cuando llegamos a la cima, nos echan una bronca de las mejores, pero también más severas, por habernos parado. Pero estamos felices. Todavía tendremos que esperar un par de meses para conducir nosotros mismos el Camaro ZL1, pero, por ahora, sabemos un par de cosas más sobre esta bestia enorme: tiene unos neumáticos enormes y un sistema genial para destrozarlos.

Lecturas recomendadas