Vídeo: un piloto de F1 ve esto cuando está en su monoplaza

Convertirte en piloto de F1 quizá sea tu sueño… pero hay un par de detalles sobre este trabajo que te conviene saber antes de meter tu culo en un monoplaza.

El sueño de muchos aspirantes a Fernando Alonso es convertirse en piloto de F1. ¿Por qué no? Todo el mundo sabe que los monoplazas de esta disciplina son los vehículos más rápidos sobre cuatro ruedas, como apuntan nuestros colegas de motor1.com y autoblog.com. Pero para esto no vale cualquiera. El tipo que se ve atrapado en un asiento casi inexistente necesita reflejos y habilidades sobrenaturales.

Estos son los sueldos de los pilotos de F1

Un ejemplo es la vista. Para enseñarnos lo mismo que ve un piloto de Fórmula 1, Sky Sports F1 se ha asociado con Tobii -compañía puntera en la tecnología de seguimiento del movimiento de los ojos- y Nico Hulkenberg (Sahara Force India).

Empleando las gafas de última generación de Tobii, este vídeo te muestra el punto de vista de Hulkenberg desde detrás del volante. Inmediatamente después de meterse en el circuito, sus ojos se trasladan entre los puntos clave de forma increíblemente rápida, mientras su cerebro procesa la información a mayor velocidad de la que lo hace un conductor normal y corriente. Cifras, que nos gustan mucho: al salir del pit lane, Hulkenberg sólo invierte una décima de segundo (0,1 seg., amigos) en mirar el espejo retrovisor y procesar la imagen que ve. Tú o yo tardamos medio segundo en hacer eso.

En la parrilla de salida, Hulkenberg reacciona ante la luz verde en menos de una décima de segundo. Si un participante en una carrera de atletismo hiciera eso, se consideraría una salida en falso (y el tipo en cuestión sería tachado de extraterrestre, posiblemente).

No te pierdas: Chris Evans deja Top Gear

En las curvas, el alemán se pega al vértice, mientras su cuerpo se concentra en las sensaciones que le transmite el vehículo. En ese momento, su cerebro junta toda esa información e instantáneamente sabe a cuánta velocidad puede ir el monoplaza antes de hacer un trompo. Además de contar con un tiempo de reacción increíble y de necesitar menos segundos para analizar lo que ocurre a su alrededor, los reflejos automáticos de Hulkenberg ayudan en las múltiples tareas que desarrolla. Ya lo sospechábamos, pero quizá ésta es la prueba de que un piloto de F1 es un superhumano…

Lecturas recomendadas