Pasar al contenido principal

¿Compra o renting? ¿Qué es mejor al hacerte con un coche nuevo?

Mejor para ti, por supuesto.

Cómo es el renting de coches en España. Así lo hace cada marca

Durante los últimos meses el proceso de adquisición de coches nuevos ha cambiado de forma radical. Ahora ya hay muchos clientes potenciales que, antes de tomar una u otra decisión, se preguntan si es mejor compra o renting. Al final, planes como el Volkswagen My Renting resultan una solución estupenda para mucha gente que no quiere estar atada al mismo vehículo a lo largo de toda su vida útil, a pesar de que el producto en cuestión nunca le pertenecerá. Pero hay otras personas mucho más tradicionales que prefieren la compra de siempre. ¿Qué te interesa más a ti? ¿Compra o renting?

¿Compra o renting? That's the question

Todo depende, como en muchas otras decisiones, de tus necesidades personales. De para qué vayas a utilizar el coche o qué planes tienes de cambio en tu vida. Por eso no existe una respuesta concreta a si es mejor compra o renting, pues todo cambia en función de lo que quiera o necesite cada persona. Lo más importante es tener en cuenta que el renting siempre te va a exigir estar pagando una cuota mensual a cambio de utilizar el vehículo y de una serie de servicios, pero el dinero a pagar es mucho menor que si compras el coche de manera habitual.

Quizá, la mayor desventaja del renting es que el coche nunca acaba siendo de tu propiedad. Bueno, sin el quizá. Porque el resto de características son muy ventajosas con respecto a una compra. No supone simplemente que siempre vas a tener un coche que esté prácticamente nuevo, sino que además en la cantidad que pagues cada mes se incluyen una serie de servicios asociados. Estos dependen mucho del fabricante con el que firmes el contrato de renting, pero por lo general se suelen incluir los mantenimientos, los cambios de neumáticos y hasta la póliza anual de seguros.

Así funciona el renting de coches en España: marca por marca

Además, se adapta perfectamente a la evolución de cada uno. Imagínate: eres joven y te apetece tener un coche molón, un deportivo. Generalmente, el espacio en estos coches es reducido. Pues bien, una vez pasen unos años, si tus necesidades de espacio son otras (por tener pareja, hijos o cualquier otra circunstancia), tan solo tienes que entregar tu deportivo y elegir una berlina o un SUV. Sin duda, en este sentido es mejor el renting que la compra. ¿Y si quieres seguir con él? Pues tan solo tendrás que pagar el valor estipulado en el contrato que has firmado y el coche será tuyo. Hay poco que perder.

Pero claro, siempre puedes preferir que el coche sea tuyo. Pagar y quitarte de problemas, líos y cuotas mensuales. Bajar al garaje y saber que no tendrás que cambiar de coche en un buen puñado de años. Para muchas personas eso es quitarse de encima dolores de cabeza innecesarios. Es por eso que hay veces que la compra es mejor que el renting. Así que ya lo sabes: al final todo depende de ti y de lo que necesites.

Y además