Pasar al contenido principal

Curioso: preso, camionero, astronauta... cinco expertos en confinamiento dan las claves para sobrellevarlo

Imagen de perfil de Vicente Cano
Cinco profesionales aislamiento consejos

Si crees que 15 días encerrado en casa, solo o con tu familia, te han convertido en un experto en confinamiento y ya sabes cómo sobrellevarlo, quizá no encuentres motivos para seguir leyendo. Sin embargo, hay quienes pasan así la toda su carrera profesional o a quienes les toca vivir confinados una parte de su vida y, por ser mucho más extremas, sus experiencias resultan ahora más valiosas que nunca. 

Nosotros hemos ha contactado con algunos 'expertos' del aislamiento para poder comparar con la suya la experiencia de muchos españoles estos días. Y, lo que es más importante, qué claves dan estos confinados profesionales para poder sobrellevar una situación como la que viven los españoles y que, como mínimo, se va a extender hasta el 12 de abril. Y no españoles, puesto que hay 1.200 millones de personas bajo algún tipo de restricción a la movilidad por el coronavirus.

Para ello, contactamos con un marinero -que sigue en alta mar porque no ha podido desembarcar debido a la crisis mundial-, un camionero, un exconvicto y una persona que vive sola en una caravana. Mientras se elaboraba este reportaje, las agencias espaciales de Europa y EEUU han compartido los consejos que dan sus astronautas sobre el aislamiento e incluimos los de la coronel Anne McClain quien, a diferencia del resto de protagonistas de este artículo, recibió años de instrucción que la prepararon para su confinamiento en la ISS.   

A continuación, los consejos para sobrevivir al aislamiento de cinco profesionales con experiencia

Andoni, marino: "cuando esto acabe, muchos entenderán las juergas que nos marcamos los marinos cuando tocamos puerto"

cinco expertos en confinamiento cuentan cómo sobrellevarlo
El espacio de confinamiento de Andoni: su camarote de seis metros cuadrados.
  • Profesión: "Trabajo en un buque auxiliar de la flota atunera".
  • Edad: 52 años (cumplo 53 en abril)
  • Tiempo de experiencia en su modalidad de confinamiento: "Llevo trabajando en la mar 29 años"
  • Máximo tiempo viviendo aislado: "La campaña más larga que hice fueron 6 meses. El mayor tiempo sin tocar tierra, 82 días".
  • Motivos del confinamiento: "La campaña depende principalmente de la pesca. Si pescas, vas a puerto a descargar. Si no pescas, aguantas en la mar hasta que el barco quede sin combustible, o escaseen los víveres. A eso se añade que cobramos por tonelada, así que si se pesca poco, se está mucho tiempo de mar y además, cobrando menos. Eso complica y mucho el ambiente a bordo".
  • Experiencia más extrema: "Me han tocado varias; hemos recogido a los tripulantes de otro barco que se había ido a pique; también, a unos náufragos que estaban en una balsa improvisada; dos ataques piratas en el Índico (uno antes de tener aún seguridad armada a bordo); un compañero que sufrió un infarto a 3 días de puerto; otro compañero que sufrió un accidente en el que perdió tres dedos de una mano, mas otro dedo que hubo que amputar a bordo, a más de 10 días de puerto…
    Pero yo creo que el mi experiencia más fuerte durante el aislamiento fue cuando me tocó tener a bordo a un chaval, senegalés, que sufría esquizofrenia. Tuvo una crisis muy gorda, a eso hay que añadir que era un tipo joven, de 1.90 y tremendamente fuerte, y que en momentos se puso agresivo aunque por fortuna no agredió fuerte a nadie, solo algún empujón y gritos. A mí me dio uno que me dejó sentado encima de la bodega, cuando me levanté, se me puso cara a cara, con las narices tocándose y gritando. Yo mido 1,77 m, él se tuvo que agachar para que quedáramos en esa situación. Le apoyé las manos en los hombros, para calmarlo, y en ese momento llegaron los demás tripulantes, que muy despacio, y con buenas palabras, le llevaron a su camarote. Fueron dos días espantosos hasta que pudimos enviarle a tierra".
  • Qué consejos extrae de su experiencia que puedan serle útiles ahora a la gente: "Sobre todo, optimismo, actividad (no quedarse quieto delante de la tele todo el día), cuidarse físicamente, solidaridad (principalmente con los que estén contigo en el encierro) y tener claro que eso va para largo. No marcarse fechas. Y cuando esto acabe, muchos entenderán las juergas que nos marcamos los marinos cuando tocamos puerto".

Javier, exconvicto: "La introspección viene bien para aceptar esta situación, pero sin pasarse"

cinco expertos en confinamiento cuentan cómo sobrellevarlo
Javier valora su experiencia en un centro penitenciario, un tiempo en el que estudio Antropología en la UNED.
  • Profesión: Periodista (actualmente jubilado).
  • Edad: 69 años.
  • Tiempo de experiencia en su modalidad de confinamiento: Siete años y medio.
  • Maximo tiempo viviendo aislado: Aproximadamente tres años completamente solo.
  • Motivos de aislamiento: Preso en régimen especial de seguimiento.
  • Experiencia más extrema que he tenido así: "Cuatro meses seguidos en absoluta soledad, sin ningún tipo de compañía. Solo en una galería entera, sin nadie más".
  • Qué consejos extrae de su experiencia que puedan serle útiles a la gente: "Cada persona es diferente del resto; pero también somos similares. Lo principal es mantenerte activo y hacerlo desarrollando actividades que te gusten y te hagan “separarte” de algún modo de las circunstancias que te rodean. Además de esto, lo más importante es que cuando vayas a dormir te encuentres satisfecho de ti mismo y tengas la sensación de haber aprovechado, en alguna medida, el día y el tiempo".
    "Para que esto pueda ser posible, necesitas planificar el tiempo y tus actividades y, sobre todo, ser disciplinado. Muy disciplinado al principio hasta que automatices tu rutina. Es decir: hay que tener ocupadas todas las horas del día y, por la noche, ver TV (informativos y pelis), si te enganchas a una serie de Netflix, que no te importe, la sigues y punto; pero no te cuelgues de la TV en general. Me ayudó mucho estudiar Antropología en la UNED, lo que hacía ocuparme muchas horas tanto de estudio como de lectura y de elaboración de apuntes y trabajos que te ordenan los profesores. Debes estar activo siempre... y, de vez en cuando, tomarte uno o dos días de 'vacaciones' para hacer el vago".
    "En aislamiento absoluto, la cuestión se hace un poco más difícil, y es cuando la disciplina debe ser más inflexible. Horarios rígidos, de tal a tal hora, lectura, de tal a tal, pintura, otras horas para escribir, dos horas (mínimo) para hacer ejercicio. Importante: Mantener la higiene diaria, tanto para uno mismo como para la limpieza del habitáculo (celda/habitación/casa) donde vives."
    "Es conveniente, planificar de un día para otro, los horarios de actividades, una planificación que puedes ir variando según veas que las horas elegidas se acoplan mejor a la actividad. Por ejemplo, para mí resultó mejor la tarde para dedicarme a la pintura que a estudiar y la mañana mejor para el estudio y el ejercicio físico. La música estaba  siempre presente en los ejercicios físicos y mientras pintaba o me dedicaba a otras actividades. La introspección viene muy bien para conocerte y aceptarte tal y como puedes ser y, sobre todo, para asimilar las circunstancias que te rodean hasta aceptarlas".
    "Se debe tener cuidado con esto de la introspección. Pues en algunos casos lleva a entrar en depresión, que es lo peor que puede sucederte en una situación de encierro y soledad. Para combatirlo es conveniente tener a alguien con el que verbalizar sobre tus pensamientos para que te ayude a espantar aquellas malas y dañinas ideas". 

Pedro, transportista: "Lo más duro estos días es no tener dónde parar a tomar un café y hablar con quien sea"

cinco expertos en confinamiento cuentan cómo poder sobrellevarlo
Pedro lleva 30 años de transportista y estos días trabaja en la logística de alimentos.
  • Profesión: Transportista
  • Edad: 51
  • Tiempo de experiencia en su modalidad de confinamiento: 30 años 
  • Máximo tiempo viviendo aislado: 15 días
  • Motivos: Viajes frecuentes por toda Europa en camión
  • Experiencia más extrema que ha tenido así: "a mí, la casa no se me cae, estoy deseando verla. Ahora intento hacer rutas que solo duerma un día fuera porque, simplemente, ya no aguantaba estar tanto tiempo fuera".
  • Qué consejos extrae de su experiencia que puedan serle útiles a la gente: "En mi época de rutas, no había tabletas, pero sí ordenadores y pinchos, tenía un microondas y llevaba los tupper de mi mujer, aunque hay que intentar salir de la cabina y cenar en algún sitio por lo menos de vez en cuando. Aunque el camión sea tu casa, hay que intentar vivir un poquito porque sino, es demasiado monótono. Estar todo el día en el camión es una mierda, no se lo aconsejo a nadie. Por eso estos días se están haciendo muy duros: la emisora ya no la usa nadie, ha muerto, se usan si vas a una cantera o en una fábrica. Hay que intentar ser positivo y relacionarte bien con quien tienes al lado, disfrutar de lo que tienes. 

Mauro, caravanista: "Vivir en una carvavana puede considerarse un lujo"

cinco expertos en confinamiento cuentan cómo poder sobrellevarlo
Mauro lleva 18 meses viviendo solo en su caravana por elección propia.
  • Profesión: Estudiante.
  • Edad: 39. 
  • Tiempo de experiencia en su modalidad de confinamiento: desde hace 18 meses, vive solo en una caravana en Cádiz, aunque lo suyo es vocación de confinamiento porque "antes fui camionero y estuve 10 años en la cabina de un camión acudiendo a casa prácticamente para meterte en la cama, a veces, pienso que vivir en una caravana puede considerarse un verdadero lujo, aunque, a día de hoy, móvil en mano, esa soledad es un poco relativa. No quiero imaginarme otras cuarentenas que se han sufrido la historia de la humanidad".
  • Motivos del aislamiento: "Por decisión propia. Decidí vivir solo porque necesitaba reencontrarme conmigo mismo.
  • Experiencia más extrema en estas condiciones: "Sin duda, la época en la que trabajaba de camionero. Un trabajo en el que te ves aislado socialmente y, por desgracia, el poco contacto que tienes con la sociedad (en las operaciones de carga y descarga) se desarrolla mayormente en un ambiente crispado, poco agradecido y estresante".
  • Qué consejos extrae de su experiencia que puedan servirle a la gente: "No soy dado a dar consejos porque cada uno vive con sus propias circunstancias y manera de entender la vida. Pero cuando inicié esta etapa, me motivó mucho leer sobre la época dorada de la exploración polar. Conocer cómo se enfrentaban aquellos hombres a las adversidades, a los periodos de confinamiento debido a las condiciones atmosféricas y a todo tipo de carencias, me hizo considerarme un privilegiado. Creo que cada uno debe encontrar sus propias motivaciones y y sus propios referentes. Ellos están ahí para ayudarte, solo tienes que saber buscarlos".  
    "Por otro lado, es importante tener cierto control sobre nuestro entorno: previsión de gasto, objetivos a medio y corto plazo con un proyecto viable, medios y/o capacidad para conseguirlos, conocer a quien te acompaña en el camino… Pero lo es más saber reaccionar ante los imprevistos y adaptarte a las circunstancias que escapan de tu control. La adaptación al medio es la primera regla de la supervivencia". "Intento centrarme en lo que realmente importa, en mi caso, mis estudios. Así que trato de no perderme en otras tareas. Una cosa es aprovechar el tiempo para hacer aquello que nunca pudimos, y otra muy diferente es dispersarse. No pretendo aprender a tocar la guitarra, el banjo, la armónica, hacer yoga, pilates, zumba, visitar museos online, hacer maquetas, puzzles… Prefiero no exigirme tanto”. 
    "Al vivir el confinamiento en caravana te das cuenta de la cantidad de accesorios, cosas superfluas, que realmente no son imprescindibles. Aprendes a vivir con lo mínimo posible y a valorar cada objeto, cada utensilio, cada herramienta, como realmente se merece. Con el confinamiento, puede que suframos un proceso parecido. Valoraremos más lo que tenemos y no tanto lo que nos gustaría tener y no podemos". 
    "Antes salíamos de casa preocupados por la imagen que ofrecíamos al exterior. Ahora tan solo nos enfrentamos a la imagen que nos devuelve el espejo. Muchos sacaremos grandes lecciones de esta etapa. En resumen, no abandono mis motivaciones y referentes, intento seguir centrado en mi proyecto personal, valoro tener un refugio y procuro estar a la altura de las circunstancias".

Anne McClain, astronauta: "Hay que ser organizado y mantener un balance entre descanso, ocio y trabajo"

cinco expertos en confinamiento cuentan cómo sobrellevarlo
La coronel McClain se hizo este 'selfie' durante uno de sus paseos espaciales.
  • Profesión: Militar
  • Edad: 40
  • Tiempo viviendo en su modalidad de aislamiento: seis meses y medio en la ISS
  • Motivos del aislamiento: misión 58/59 de la NASA
  • Experiencia más extrema en estas condiciones: dos paseos espaciales en solitario, uno de ellos de 6 horas y 39 minutos. 
  • Qué consejos extrae de su experiencia que puedan servirle a la gente: "20 años de uso en la Estación Espacial Internacional no pasan porque sí. Hemos aprendido de los psicólogos de la NASA cómo crear una cultura saludable para vivir en un grupo pequeño y trabajar en un espacio remoto, que podemos denominar 'saludables' y que podemos resumir en cinco habilidades. La primera habilidad para resistir el confinamiento es la comunicación: esto no es solo hablar y ser entendido, sino también escuchar; escuchar activamente, con atención al lenguaje no verbal y con el fin de identificar, discutir y resolver los conflictos.
    "La segunda habilidad es el liderazgo, aceptar la responsabilidad, dar ejemplo, asignar tareas y objetivos y asegurarte de que tus compañeros tengan las herramientas necesarias para lograrlos. Otra habilidad básica es saber mantenerte sano y esto comprende tanto en lo psicológico, como en lo físico, así que va desde la higiene personal, dormir las horas necesarias o la gestión del tiempo. Por esto mismo, otra de las claves es preocuparte de la salud de los otros miembros de tu equipo, a quien tienes que motivar, pero también debes mostrarte paciente con ellos. Por último, hay que fomentar la vida en común, que a su vez favorece la resiliencia a la hora de afrontar dificultades".

Y además