Pasar al contenido principal

Lo que de verdad va a pasar cuando la Guardia Civil de Tráfico se vaya de Navarra

Imagen de perfil de Noelia López
Control alcohol y drogas Guardia Civil

En breve, Navarra se convertirá en la tercera comunidad autónoma que autogestione los temas de tráfico. Por orden del nuevo Gobierno, la vigilancia y ordenación de lo que sucede en las carreteras dejará de ser competencia de la Dirección General de Tráfico y pasará a engordar la lista de tareas de la Policía Foral de Navarra. La pregunta es: ¿qué supone realmente la transferencia de competencias de tráfico en Navarra?

Sin ánimo de hacer de estos primeros párrafos una clase de historia, no está de más echar un poco la vista atrás para ver de dónde venimos. La transferencia de competencias en materia de tráfico a la Diputación Foral de Navarra es una exigencia histórica que los líderes políticos de la región llevan tiempo haciendo.

La que hoy es la Policía Foral de Navarra, data de 1928. Su origen es el Cuerpo de Policías de Carretera que se creó en ese año para "vigilar la circulación e inspección de impuestos provinciales".  En 1964, este Cuerpo de Policías de Carretera cambió su denominación por la de Policía Foral de Navarra, al mismo tiempo que comenzó a compartir la ordenación del tráfico con otras fuerzas de seguridad.

Primero País Vasco; después, Cataluña; ahora Navarra

Navarra será, por tanto, la tercera comunidad autónoma con competencias en materia de Tráfico. El trasvase de poderes se haría exactamente igual que en el País Vasco (donde la Ertzaintza se ocupa de Tráfico desde 2982) y Cataluña (que tiene a los Mossos d´squadra como responsable del tráfico desde 1988).

La Guardia Civil se mantiene en ambos territorios y se ocupa del control de fronteras, la inmigración o la investigación de casos que rebasen el marco autonómico, entre otras funciones.

Qué supone transferir las competencias en materia de tráfico

A día de hoy y hasta nueva orden, Guardia Civil de Tráfico y Policia Foral de Navarra tienen competencias compartidas en tráfico. Como en el resto de comunidades autónomas, la Benemérita se encarga de todo lo que suceda en vías urbanas e interurbanas, mientras que la Policía Foral vigila el tráfico en el casco urbano.

Policía Foral de Navarra

Transferir las competencias supone la desaparición de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Tráfico. La única encargada de vigilar y ordenar el tráfico será la Policía Foral (incluida la gestión del tráfico, las multas por exceso de velocidad, los controles de alcohol y drogas...; también las labores de auxilio en carretera). Seguirá habiendo Guardia Civil en Navarra, pero dedicada, fundamentalmente, a labores de seguridad ciudadana.

¿Qué pasa con los agentes de Tráfico de Navarra?

La gran pregunta es: ¿qué pasa con los agentes de la Guardia Civil de Tráfico destinados en Navarra?

Nos hemos puesto en contacto con la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil donde nos han comentado que, a día de hoy, pasar, no pasa nada. Saben de los movimientos políticos en favor de la transferencia de las competencias de tráfico a la comunidad foral, pero no ha recibido órdenes al respecto.

Tampoco saben a ciencia cierta qué pasará con los agentes allí destinados. Para los 220 agentes que tras la últimos movimientos de destino (en los que, por cierto, ya se sabía de la intención del Gobierno y a pesar de ello ha habido agentes que han solicitado el traslado a Navarra) siguen en la comunidad foral, la normativa contempla tres opciones: 

  • la que llaman pasarela y que supone que los agentes que lo deseen pueden convertirse en agentes de la Policía Foral de Navarra
  • cambio de destacamento; de manera que permanecerían en Navarra pero con otras competencias
  • derecho preferente, que, en el momento en que se abra una nueva convocatoria de cambio de destino, les da prioridad sobre las vacantes ofertadas

Las asociaciones de Guardias Civiles se han reunido con el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, a quien han expresado su preocupación por los agentes que trabajan en Tráfico en Navarra. Nos han contado que Marlaska se ha comprometido a que ningún agente que quiera quedarse en Navarra se vea obligado a cambiar de destino.

También las ha dado plazos:

  • en seis meses se hará el traspaso del marco normativo
  • pero la ejecución de la transferencia de competencias de tráfico tardará entre dos y cuatro años. En ese tiempo se decidirá el futuro de los agentes destinados en Navarra; también se creará una oferta de empleo para mejorar la capacidad de respuesta de la Policía Foral de Navarra (que ya ha dicho que necesita al menos 25 agentes más para hacer frente a la nueva situación)

Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles abogan por la conversión de guardias civiles a policías forales. Afirman que esta es la alternativa que demandan la mayor parte de los afectados, pues les permitiría continuar con su trabajo en tráfico y, al mismo tiempo, mejorar en condiciones socio-laborales. También piden sumar una cuarta opción no contemplada en el reglamento: que los agentes puedan pedir destino donde quieran sin tener que limitarse a las plazas vacantes.

Respecto a están a favor o en contra de la decisión del gobierno en Navarra, desde AUGC se muestran respetuosos: "no nos gusta perder competencias, pero máximo respeto a las decisiones del Gobierno". Lo que si piden es que "ningún hombre o mujer uniformado resulte perjudicado en el proceso".

Y además