Prueba: McLaren 570S Spider. El cielo es el límite

Rápido, bonito, divertido.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
8 10

Nuestro veredicto

El McLaren 570S Spider que voy a probar es el tercer miembro de la familia Sport (sin tener en cuenta el McLaren 540C, un modelo que funciona especialmente bien en ciertos mercados donde los impuestos a motores grandes penalizan a los deportivos gordos), aunque en este caso se trata de un deportivo con un techo retráctil de carbono que se retira en 15 segundos y funciona hasta 40 km/h.

También hemos probado el McLaren 57S Track Pack

Por lo general, cortar el techo normalmente requiere algunos refuerzos para prevenir que la carrocería se tambalee, algo que tiene un lado malo: estos retoques inevitablemente añaden peso. En este caso no es demasiado, porque el chasis MonoCell II de carbono que utiliza como base le da la misma rigidez que al Coupé. Lo único que añaden son los 46 kilos que pesa el mecanismo del techo, aunque lo malo es que aumenta el centro de gravedad.

En cuanto a diseño, el único cambio es un spoiler trasero 12 mm más alto para poder gestionar mejor la nueva aerodinámica. Por lo demás, es igual al 570 cerrado.

Las cifras están acordes con la estética del McLaren 570S Spider de esta prueba: 570 CV, 600 Nm, 0-100 en 3,4 s y 0-200 en 9,6. Con el techo quitado, sigue acelerando hasta los 315; 330 si lo llevas cerrado... ¿Pero alguien puede necesitar ir descapotado a 300? Es más: ¿alguien necesita ir a 300?

Aquí lo interesante es el feeling que consigue el 570S Spider, de qué manera lo transmite, porque tiene maneras de supercoche. Las puertas captan todas las miradas con su diseño; un brutal frontal negro brillante y un lateral fluido con una parte superior completamente integrada y una trasera que en la marca denominan como “orgánica”. Eso sí: los escapes quedan mejor en negro que en plata. Parecen un tanto fuera de lugar en esa posición. Nada mal para un coche diseñado en 2014, en cualquier caso.

Es sin duda un deportivo de imagen potente que se puede aplicar también a la manera en que se conduce. Honestamente, sin tener los coches al lado, no podría encontrar las diferencias entre el Spider, el GT y el Coupé. La dirección electrohidráulica tiene precisión de cirujano y un peso casi perfecto. Los diferentes modos (Comfort, Sport y Track) se diferencian lo suficiente.

El modo más cómodo es eso, cómodo. No busques deportividad extrema: me recuerda al feeling de los Lotus. El modo Sport te hace más partícipe de la conducción, con unos giros más planos y unas reacciones más directas. El Track está muy orientado a la carretera, en realidad. Y es mucho, mucho más fácil de gestionar de lo que te puedas imaginar. El motor es un poco artificial, pero ofrece una entrega de potencia adecuada, sin duda mejor en la zona media y una curva de par que lo hace muy utilizable. No es una barbaridads, pero tiene su carácter.

La tracción es excelente y el agarre del eje delantero te da confianza. Parece ser más pequeño de lo que es en realidad. No, no tiene la habilidad de machacarte la cabeza contra el asiento como puede hacer el 675 LT, pero sí que te hace sentir que no eres parte del ganado que a veces forman los superdeportivos.

Probar el McLaren 570S Spider: sensación de riesgo en vez de riesgo en sí

Subvira ligeramente, pero si eres capaz de encontrar la combinación adecuada de reglajes a través del ADP (Active Dynamics Panel), este McLaren puede hacerte creer que eres mucho mejor conductor de lo que eres en realidad.

Apunta a una curva, pisa a fondo los frenos cerámicos (que, eso sí, necesitan alcanzar su temperatura óptima de uso para ser excelentes), enfila al vértice y pisa a fondo. Recibes un mínimo sobreviraje que te sube las pulsaciones del corazón y sales disparado hacia el siguiente giro. 

Sensación de riesgo, en vez de riesgo en sí; de realidad virtual frente a realidad real; de fumar cigarrillos de vapor en lugar de Marlboro Red. Coges la idea.

También está ese ambiente que tienen todos los McLaren modernos. El 570S mantiene un interior funcional y limpio. La pantalla central acoge la mayoría de las funciones, que tiene la pega de que si le da el sol no verás absolutamente nada, con el ADP justo debajo. Con el techo puesto tienes el mismo nivel sonoro del Coupé, pero puedes bajar el minicristal posterior para poder escuchar mejor el motor. En este aspecto, el V8 de alimentación forzada trabaja mejor que suena...

En definitiva, estás ante un nuevo movimiento más que sólido por parte de McLaren. Una marca que a veces dudó o nos hizo dudar con el poco fiable 12C, maduró con el 650S y ha conseguido asentarse con sus últimos modelos, entre los que se encuentran los fabulosos 720S y 675 LT. Por 240.770 euros es complicado encontrar un coche tan exclusivo, y eso que el Ferrari 488 Spider cuesta 10.000 euros más y el Huracán Spider también está en esta horquilla.

Para terminar esta prueba del McLaren 570S Spider, tengo que ponerte un poco más los dientes largos: los chicos de MSO que seguramente entrarán en juego más pronto que tarde con alguna versión especial y que será la opción ideal para los que buscan algo más que un paseador llamativo, bonito y caro. Y eso que el 570S Spider es la mezcla perfecta entre el show y la efectividad, el desplazamiento simple y la velocidad pura.

Este texto de Tom Ford es un extracto de la prueba publicada en el número 9 de la revista Top Gear España. Si quieres más temas como este, corre, vuela, haz clic en este enlace del kiosco virtual de Axel Springer y ¡hazte con ella!

El McLaren BP23 será el nuevo superdeportivo de McLaren

Lecturas recomendadas