Ceer fabricará coches eléctricos en Arabia Saudí con tecnología Foxconn y piezas de BMW

Ceer marca de Arabia Saudi

Gustavo López Sirvent

Se espera que los primeros modelos lleguen en 2025

Hasta la fecha, se daba la paradoja de que Arabia Saudí (o Saudita) es el mayor exportador de petróleo del mundo, pero no tenía una marca propia de coches. Pero ha llegado el momento de mostrar al planeta el poderío que dan los petrodólares a través la compañía Ceer, que cuenta con la colaboración de Foxconn, a la sazón, la empresa de Taiwán que fabrica los iPhone.

La idea de la compañía árabe es, según Foxconn –a través de su matriz Hon Hai Precision Industry–, atraer alrededor de 153 millones de euros en materia de inversión privada y que contribuya al PIB local con algo más de 8.000 millones de euros hasta el año 2034. Las previsiones señalan que tendrá una creación de 30.000 empleos.

Objetivo: producir coches en 2025

Como es lógico, esta idea todavía está en pañales y sus próximos pasos serán concretar más el proyecto y establecer hacia dónde irá la marca a nivel comercial, si bien, es lógico pensar que quiera abrirse al mundo para mostrar sus bondades y su poderío. De esta manera, la firma saudí espera sacar sus nuevos coches eléctricos para dentro de tres años, en 2025. 

Otro punto a favor de este país de Oriente Medio es que se ha comprometido firmemente a reducir las emisiones de CO2 a través de la descarbonización. Así las cosas, esta planificación puede ayudar a avanzar en la creación de los nuevos coches eléctricos, que serán de cero emisiones y contribuirán a ese objetivo.

Ceer ya ha adelantado que estará en posesión de licencias tecnológicas de ciertos componentes de BMW para proceder al desarrollo de sus propios vehículos. Será Foxconn la que desarrolle la arquitectura de los coches, con lo que cabe pensar que estarán a la vanguardia en materias de infoentretenimiento, conectividad y tecnología de conducción autónoma.

El diseño y el proceso de fabricación de los coches tendrá lugar en Arabia Saudí, pero como decíamos antes, siempre sin renunciar a ofrecer unos estándares de calidad y seguridad válidos en todo el mundo.

"Arabia Saudí no solo está construyendo una nueva marca de automóviles, estamos iniciando una nueva industria y un ecosistema que atrae inversiones internacionales y locales, crea oportunidades de trabajo para el talento local, habilita al sector privado y contribuirá a aumentar el PIB de Arabia Saudí durante la próxima década", declaró el príncipe heredero, Mohammed bin Salman.

Y es que con dinero, estructura y apoyos exteriores como los de Foxconn y BMW es probable que nazcan modelos de coches premium, acorde con la economía del país.