Pasar al contenido principal

¿Son los coches híbridos la solución definitiva del momento?

Pues podrían serlo, sí.

Hyundai Kona híbrido

Los coches eléctricos no acaban de arrancar en España. Mientras en otros mercados llegan incluso a copar las listas de ventas de automóviles, en nuestro país todavía no nos fiamos. Y tenemos nuestras razones, porque si no tienes un enchufe en casa... lo cierto es que es un tema complicado. Las autonomías mejoran, pero afrontar un viaje largo se hace difícil dado que la red de carga no es suficiente. Además, cuestan muy caros. Ante este panorama, se abre una opción que parece la más interesante: ¿son los coches híbridos la mejor compra que puedes hacer ahora mismo? Pues probablemente, y lo cierto es que ya existen coches híbridos muy buenos.

¿Es comprar un coche híbrido la solución?

En el momento en el que estamos, la respuesta es que sí. Comprar un coche híbrido es la solución definitiva por varias razones. Hay dos que me parecen las más importantes de todas. La primera es el precio. Lo que tienes que gastarte en un coche híbrido no está muy lejos de lo que cuesta uno de combustión. De hecho, hay ocasiones en las que es hasta más barato. Todo depende del modelo, de la promoción con la que te encuentres y de tu habilidad para negociar con el comercial de turno.

La segunda es la etiqueta ECO, e incluso 0. A día de hoy vivir en una gran ciudad se ha convertido en una máquina de quemar tiempo, pues los desplazamientos ocupan gran parte del día. ¿Qué mejor que hacerlos en coche a una hora en la que no haya mucho tráfico? Es difícil, pero se puede hacer encaje de bolillos. Pero… ¡ostras! Si no puedes entrar en el centro por las restricciones anti contaminación. Esa limitación no existe con los coches híbridos, y hasta puedes conseguir descuentos en aparcamientos y en más servicios relacionados con tu coche.

Volvo XC60 híbrido

A todo lo anterior, que no es poco, hay que sumar que debido a que su sistema de propulsión está hibridado, el gasto en combustible también será menor. Y si tus desplazamientos son mayoritariamente por ciudad, aún más, ya que tirará en gran medida de la electricidad. O del gas, en el caso de que estemos hablando de un híbrido de GLP o GNC. En los trayectos interurbanos el motor adicional al de combustión también ayuda a este para que gaste menos.

Por otro lado, la suavidad de conducción si se trata de un híbrido eléctrico es notable. Olvídate de los ruidos del motor y de las vibraciones, son mucho menores (y nulas si se circula en modo eléctrico al 100%) que en un coche con un motor tradicional. Esto no se tiene en cuenta con los coches híbridos de gas, pero hay que decir a su favor que cuentan con una autonomía mayor a la de uno de combustión. Y tú qué opinas, ¿son los coches híbridos la solución definitiva?

Y además