Las 7 claves para conocer al nuevo Alpine Visión

El Alpine visión adelanta las líneas del futuro Alpine de producción. Se acaba de presentar en Mónaco y mi primera impresión ha sido realmente buena: ¿futuro clásico?

Herencia

Es un hecho: tanto el Alpine Visión como el futuro Alpine de producción (el concept representa el modelo final en un 80%) miran al pasado para correr hacia el futuro. La inspiración estética es evidente: el Alpine A110. Una idea que nos recuerda a la del Mini o incluso al mítico 911, coches que mantienen un espíritu inalterado, buscando lo bueno de todo aquello y modernizándolo.

La luneta trasera es prácticamente un calco del Alpine A110, mientras que otros elementos como el frontal, con los cuatro faros frontales, o el gran voladizo trasero, nos permiten ver entre líneas al mítico deportivo francés. Su comportamiento deberá reflejar también la herencia recibida: ligero, divertido y prestacional.

Estilo

Está claro que la inspiración es la que es, pero hay que dejar claro que es un coche completamente nuevo y que cuenta con muchos detalles estéticos de esos que hacen afición. El diseño es muy fluido y muy limpio, todo son líneas redondeadas. Me ha gustado especialmente la integración de las dos tomas de aire bajo el pilar C, adornadas con sendas banderas francesas que le dan el toque ‘patrio’ que hará babear a nuestros vecinos.

Los faros, los retrovisores y las llantas, algunos de los elementos más alucinantes del coche, probablemente serán modificados en el Alpine de producción, pero otros como el difusor trasero, con una salida de escape central, o las pinzas de freno pintadas en azul, podrían llegar tal cual.

Mención aparte merece el interior del Alpine Vision, un escaparate de deportividad, lujo y tecnología a partes iguales. El conductor podrá disfrutar de un cuadro de mandos personalizado, así como una pantalla central que aglutinará buena parte de las funciones del coche en cuanto a conectividad y entretenimiento. Los asientos backet, tapizados en cuero y con arneses, podrían llegar de manera opcional al coche de producción: ¡ojalá, son preciosos!

Prestaciones

Durante la presentación del Alpine Vision en Mónaco, los gerifaltes de Renault fueron poco generosos en cuanto a la información sobre el motor y las prestaciones, factor clave en este vehículo. La única cifra que te puedo dar y que resulta muy interesante es su nivel de aceleración: alcanzará los 100 km/h desde parado en menos de 4,5 segundos, siendo por lo tanto más rápido que el Alfa Romeo 4C o que el Porsche Cayman S.

En cuanto al motor, montará un cuatro cilindros sobrealimentado con una potencia que, según pude escuchar entre bambalinas, estará más cerca de los 300 que de los 250 CV. Posiblemente esta misma mecánica será también la encargada de mover al futuro Renault Mégane RS.

Deportividad

Pero el objetivo del futuro Alpine no es solamente ser rápido, sino proporcionar diversión y placer de conducción a raudales. Para ello, los chicos de Renault Sport han desarrollado un chasis con una puesta a punto claramente deportiva. El motor está colocado en posición central, justo ante el eje trasero. Previsiblemente, tanto el reparto de pesos como el punto de gravedad serán idóneos para conseguir un nivel dinámico de primera.

Peso

Un factor clave de esta ecuación: el peso. Posiblemente es el secreto mejor guardado del Alpine de producción. Está claro que el coche arrojará un peso sobre la báscula muy interesante, para conseguir prestaciones y diversión, tal como lo hacían sus antecesores. Para ir bien, el peso debería estar cerca de los 1.000 kg, aunque creo que más bien rondará los 1.200, una cifra media entre los 995 kg del extremo Alfa Romeo 4C y los 1.415 kg del Cayman GT4. Veremos.

Practicidad

Lejos de la radicalidad extrema del Alfa Romeo 4C, el Alpine quiere ser un deportivo tremendamente efectivo pero sin renunciar a ciertos elementos de confort mínimos. Quiere ser un coche perfectamente utilizable en el día a día, con una mínima dosis de lujo y equipamiento que facilite la vida a bordo. No quiere ser un coche duro, quiere ser un coche efectivo. ¿Podrán conseguir la cuadratura del círculo? El tiempo lo dirá, de momento, las intenciones en este apartado son buenas.

Comercialización

El Alpine Vision adelanta las líneas del Alpine de producción, se trata del típico concept que, bajo ciertas florituras estéticas, muestra el aspecto y la tecnología final del coche. En Renault afirman que el Alpine Vision no estará en el Salón de Ginebra y que su presentación definitiva tendrá lugar a finales de 2016. ¿El Salón de París 2016? Es sin duda la opción más probable, pero quizás la marca de la ‘A rayada’ nos dé una sorpresa y lo presenten en algún otro evento con un carácter más ‘racing’.

Dos son las cosas que ya te puedo asegurar. El coche de producción no incluirá la palabra Renault en su nombre, es decir, Alpine aspira a ser una nueva marca dentro del grupo, como Dacia. Y su llegada a los concesionarios tendrá lugar en el primer trimestre de 2017. ¿Vamos empezando a ahorrar? Su precio rondará los 50.000 euros.

No te lo pierdas:

Fotos: un repaso a los mejores Alpine de la historia

Una saga de pura diversión: la historia del Renault Clio Sport

Historia de Nismo: de un sedán al GT-R más rápido de la historia

Puro lujo: estos son todos los Rolls-Royce Phantom de la historia

Una historia de éxito: un repaso a los Aston Martin DB

¿Te gusta el Bugatti Chiron? Estos son sus orígenes modernos

Lecturas recomendadas