Pasar al contenido principal

Los coches de drift más inesperados

Coches de drift inesperados

¿Habrías apostado por sus capacidades si te hubieran dado opción?

Los coches de drift son armas creadas para la diversión... juguetes para adultos, vehículos poco convencionales con ganas de desafiar a las fuerzas G y poner a prueba la firmeza de tus entrañas... 

Muchos son los 'petrolheads' que quieren aprender a hacer drift y se preguntan cuál es el mejor coche para ello... Pues bien, probablemente jamás se les habría ocurrido fijarse en los protagonistas de nuestra lista... 

¿Te atreverías a derrapar con algo parecido a esto?

Ferrari 599

Coches para drift inesperados

El drift es, en el fondo, una disciplina japonesa, pero cuando Federico Sceriffo se dispuso a competir en Formula Drift America, decidió que necesitaba una montura más patriótica. Un Ferrari 599 de 811 CV y con freno de mano hidráulico.

Rolls-Royce Silver Shadow

Coches para drift inesperados

El irlandés Shane Lynch decidió, después de la fama de Boyzone, que hacer drift en un Rolls-Royce de 1979 de tres velocidades y motor V8 de 6.7 litros era mucho mejor que cantar canciones de amor desde un taburete rodeado de hielo seco.

Nitro Circus School Bus

Coches para drift inesperados

¿Despojar a un autobús escolar estadounidense de sus accesorios, agregar una jaula antivuelco gigante y soltarlo en un parking inundado? No esperaríamos nada menos. Más un hilandero que un drifter, pero es un esfuerzo noble.

Ford Transit Van

Coches para drift inesperados

¿Una furgoneta Transit de conducción agresiva? Las maravillas nunca cesarán... La próxima vez que te cruces con un repartidor enojado, cuente sus bendiciones porque no está equipado con un V8 de 446 CV y un diferencial de bloqueo, como este prototipo.

Toyota Prius

Coches para drift inesperados

Es de esperar que un Prius como este es una respuesta a los valores más santos de Toyota, tal vez con la potencia de un V8, ¿verdad? Piensa otra vez. Esta es en realidad una conversión completamente eléctrica con habilidades para batir a Tesla y reventar neumáticos. 

Dodge Charger de 1968

Coches para drift inesperados

Alexandre Claudin decidió subir colinas haciendo drift en un Dodge Charger de 5,3 m de largo con un motor V8 de BMW sintonizado y con escapes que sobresalen de la parte superior de los alerones delanteros. Sí, eso suena muy seguro.

Ford Focus RS MkI

Coches para drift inesperados

En 2002, gestionar 214 CV con las ruedas delanteras de un automóvil era… complicado. Entonces llegó la solución de Kugel Street Rod Components. ¿Qué tal una conversión con un motor Mustang V8 de 4.6 litros y tracción trasera?

Lamborghini Murcielago

Coches para drift inesperados

A Japón le gusta hacer cosas locas con los Lamborghini, generalmente añadir luces LED de colores y decoraciones salvajes. Daigo Saito prefiere adaptarlo con una dirección apropiada para el drift y subir los puertos de montaña mirando por las ventanas laterales.

Jaguar E-Type

Coches para drift inesperados

Project Purist es el resultado de coger un E-Type podrido y renovarlo; es obra de los hermanos Nick y Charlie Seward y gracias a un motor Toyota de 456 CV y al tren de rodaje de un BMW M5 V10, no es bienvenido en los eventos de Jag Concours. Y mucho mejor...

Ford Sierra Estate

Coches para drift inesperados

Completamente estándar, excepto por el diferencial soldado y el freno de mano hidráulico.

Isuzu Piazza

Coches para drift inesperados

Bonitos coches (obra de Giorgetto Giugiaro) y también raros. Este pasa su tiempo yendo de lado.

Volvo 240

Coches para drift inesperados

La jaula antivuelco parece haber comprometido seriamente las capacidades del Volvo 240 de transportar el sofá de Ikea.

Buscador de coches

Y además