Honda Civic Type-R: tiempazos en cinco circuitos (esta vez, no en Nürburgring)

Si quieres ser alguien en el mundo de los compactos deportivos, tienes que lograr marcas en circuitos míticos. Y el Honda Civic Type R es alguien, sin duda.

La marca lo define como “el coche de competición para carretera” y, después de realizar la prueba del Honda Civic Type-R, no podíamos estar más de acuerdo. Pero, para reforzar su estatus y asustar a sus rivales (el resto de los compactos deportivos de tracción delantera que lucen musculatura en el segmento), el japonés ha hecho un tour por diversos trazados europeos para establecer nuevas marcas.

Récords en Nürburgring: los 10 coches de calle más rápidos.

No, el Circuito de Nürburgring no está en su lista. El Type-R batió el récord allí en 2014, en la sección norte, proclamándose rey de este sector entre sus contrincantes anteriormente mencionados. Los que sí están son Silverstone, Spa-Francorchamps, Monza, Estoril y Hungaroring. Que también molan -sobre todo, Spa, es así-.

El desafío comenzó en Silverstone; en la cuna del Gran Premio de Gran Bretaña llovió. El tricampeón del Británico de Turismos Matt Neal agarró el volante y paró el crono en 2:44.4. Ni él ni el equipo acabaron convencidos con esta marca y regresaron unos días más tarde, con el asfalto seco, para bajar el tiempo más de diez segundos: 2:31.8.

El Civic Type R llegó al circuito de carreras de Spa (Bélgica) en mayo. La nueva incorporación a la escuadra Honda Racing en el Mundial de Turismos, Robert Huff, lo lanzó a toda velocidad por una pista en la que destaca la famosa curva Eau Rouge. Resultado: 2 minutos y 56,9 segundos.

Norbert Michelisz, compañero de equipo de Huff, fue el encargado de repetir esta misión en Monza (Italia), donde el cronómetro paró al llegar a los 2:15.1. El trazado de Estoril, en Portugal, era el siguiente reto; el piloto local Tiago Monteiro iba a tomar las riendas… pero un accidente en la prueba del WTCC en Alemania le impidió participar en este desafío. Fue sustituido por su compatriota Bruno Correia, conductor habitual del coche de seguridad del certamen. Estos tipos están acostumbrados a dar mucha cera, amigos, así que su actuación no defraudó. Sólo había pasado 24 horas con el Type-R y logró un tiempo de 2:04.

El último circuito era Hungaroring y de nuevo estaba nominado Michelisz, que ya había ganado allí en 2015. Tras rodar durante dos días, la marca fue de 2:10.8.

Estos cronos son destacables, pero notamos que Honda ha puesto mucho cuidado en no utilizar la palabra récord en su comunicado, sino subterfugios como “tiempo arrollador” y “marca”. Tampoco sabemos qué significan estas cifras en el mundo de los compactos de cinco puertas, excepto que sirven para que el Honda Civic Type-R “consolide su posición de referencia en el segmento”. Ajá.

Lecturas recomendadas