Pasar al contenido principal

TDF-1: ¿te apetece tener un F1 en el garaje?

Da rienda suelta a tus instintos

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
TDF-1 Fórmula 1

Si te digo TDF-1 puede que pienses más bien en un código secreto para descifrar la fórmula de la Coca Cola o algo de eso… pero en realidad, la única fórmula con la que tiene relación es con la Fórmula 1. Tampoco está mal, ¿no?

No te pierdas: Porsche podría usar un motor de F1 en su próximo hiperdeportivo

Así que si tienes aspiraciones a piloto y una buena cuenta corriente, estás un paso más cerca de conducir un monoplaza de fórmula 1 gracias al TDF-1; de hecho, pertenece a la temporada 2011/2012 de la F1 (con Marussia primero y después con Sauber), lo cual quiere decir que su chasis compitió al más alto nivel hace ya unos cuantos años…

Sin embargo, le han aplicado algunos cambios, que según TDF, la compañía que lo ha desarrollado, traerá beneficios, pues será más fácil de conducir, más barato de mantener y poner en marcha que un fórmula 1 original. 

Pero que esto no te decepcione… TDF cuenta en su staff con antiguos trabajadores de Mercedes, Williams y Renault en Fórmula 1, por lo que no cabe duda de que saben muy bien lo que hacen y eso se reflejará en el TDF-1. 

 

TDF-1

 

Además, no necesitarás ni mecánicos ni equipo, lo cual seguirá abaratando costes, y podrás llevártelo a los circuitos con total tranquilidad sin necesidad de tener más apoyo. Por cierto, aún no hemos hablado del motor y es el momento de hacerlo, puesto que aquí ha habido cambios importantes.

 

Motor del TDF-1: no te vengas abajo...

No encontrarás en el TDF-1 el antiguo V8 atmosférico de 2.4 litros, ya que en su lugar han metido un cuatro cilindros turbo de 1.8 litros que puede girar a 9.000 rpm. ¡Nadie escapa al ‘downsizing’! Pero lo bueno de esto es que no necesitarás pasar revisiones tan a menudo como si llevara el ocho cilindros en uve.

De hecho, el TDF-1 solo necesita una inspección cada doce meses o 2.900 km… que más o menos viene a ser lo mismo que la mayoría de Mitsubishi Lancer Evo. A pesar de todo, la compañía asegura que el 90% es original… y que las sensaciones no se quedarán descafeinadas. 

 

TDF-1

 

Ofrece 608 CV -más que suficientes para una relación peso/potencia de 1.000 CV por tonelada- y que genera 4.0G en curva y 4.5G en frenada. Han mantenido además el sistema DRS, aunque ahora el alerón se cerrará automáticamente en curva para evitar lapsus del conductor, y promete una velocidad máxima de 321 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 2.0 segundos. 

Los neumáticos blandos, medios y duros vienen del proveedor original (Pirelli) y también las llantas de 13 pulgadas; además, el comprador se llevará todo el set de equipamiento y recambios necesarios para el garaje, y carcasas de vuelo para transportar el coche. Completito.

 

Un sueño a tu medida...

Se ajustará además la configuración a tu modo de conducción, te harán un asiento a medida y podrás acceder a un simulador de F1 para ganar experiencia con el TDF-1 que, por cierto, ha sido desarrollado con el apoyo de la piloto del W Series Jessica Hawkins. 

Podrás participar además en alguno de los ‘track days’ organizados en los circuitos de Montmeló y Paul Ricard… Es decir, que la experiencia es todo un sueño para quien aspire a un volante de Fórmula 1 pero sea consciente de que eso solo está al alcance de unos pocos. 

Bueno, realmente, el TDF-1 también está al alcance de muy pocos… puesto que su precio asciende hasta el millón y medio de libras… o lo que es lo mismo, casi 1,8 millones de euros. Pues vaya… 

Y además