Te presento al Dodge Osis: el hot rod del futuro que todos queremos

Hay quien dice que los hot rod son algo del pasado. Retírale la palabra inmediatamente.

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Agotados los Dodge Viper 25 aniversario. Pero llega uno más...

El protagonista de las espectaculares imágenes que ves en la cabecera de esta página es el Dodge Osis, un apasionante hot rod del futuro que en Top Gear deseamos que pase del papel a la realidad. Cuanto antes. Mañana, como muy tarde. 

El hot rod futurista que te traigo hoy ha nacido en las mentes de 13 estudiantes del Art Center College of Design en California, quienes se han beneficiado de un acuerdo de colaboración con Dodge y Chrysler para dar a luz el que podría ser un más que interesante prototipo inspirado por el siempre genial Mazda MX-5 y la imponente presencia de los coches de competición norteamericanos más cañeros. ¿No sabes lo que es un hot rod? Mira el siguiente vídeo: 

Su chasis monocasco está fabricado en plástico reforzado con fibra de carbono -en inglés CFRP, cabron-fiber-reinforced plastic- y ha sido optimizado para ofrecer la mayor seguridad posible en caso de impacto. Por su parte, los subchasis delantero y trasero del Dodge Osis pueden ser modificados e integrados en el conjunto posteriormente, al igual que los paneles de la carrocería, que proceden de impresoras en 3D para permitir una mayor personalización del coche -¡bien!-. De este modo y viendo que la implantación de este tipo de aparatos en nuestra vida diaria se hará cada vez más habitual, podremos tener un coche tan de temporada como la ropa. 

¿Qué hay del motor? Si habías pensado que equiparía un brutal V8 con un sonido ensordecedor, siento desilusionarte. El Dodge Osis estará propulsado por energía eléctrica pero, eso sí, con un peso total del conjunto muy contenido gracias al uso de la nanotecnología para el apartado relativo al conjunto motriz y las baterías. Aún no hay cifras porque el proyecto no ha pasado de un modelo a escala 1/5. Pero mola. Mola mucho. Dodge, por favor: fabrícalo. 

Lecturas recomendadas