Llega el Bentley Bentayga diésel con unas cifras de vértigo

El Bentley Bentayga diésel es el primero de la marca con ese tipo de motorización. Viene con unos números que asustan para ser el SUV diésel más rápido del mundo.

El Bentley Bentayga diésel ya ha sido presentado por la marca británica. Solo me ocurre una ventaja con respecto al gasolina: la mayor autonomía, que se estima que pueda llegar a los 1.000 kilómetros. Por otro lado, quien tiene este tipo de coches ¿piensa en el ahorro de combustible? Seguramente no, pero si sigues leyendo puede haber más motivos para decantarse por esta versión.

El Bentley Bentayga con motor diésel es el proyecto mimado de Wolfgang Dürheimer. Hace más de cinco años ya anunció sus intenciones de lanzar esta mecánica, pero cuando se fue a trabajar a Audi como jefe de ingeniería, la idea fue desechada por ser demasiado ‘vulgar’. Hace dos años, a su vuelta a Bentley como CEO de la marca, la llegada del diésel a Crewe era inevitable. Pero el diésel no podía llegar de cualquier manera. Lo hace de la mano del que es el motor turbodiésel más avanzado y potente del mercado.

No te pierdas: Así pinta Bentley el Roque Bentayga con madera

Sí, lo has adivinado, el mismo que usa el Audi SQ 7 que en Top Gear ya hemos probado. Con cuatro litros y ocho cilindros, incluye dos turbos y un compresor eléctrico para lograr una potencia total de 435 CV y un par máximo impresionante de 900 Nm desde sólo 1.000 rpm. Con tales cifras bien podría parecer que hablamos de un camión y no de un SUV.

Las prestaciones son igual de descomunales. El Bentayga Bentayga diésel hace el 0 a 100 km/h en sólo 4,8 segundos, y tiene una velocidad punta de 270 km/h. El Audi SQ7 TDI está limitado a 250 km/h por electrónica, lo que convierte al Bentley en el SUV diésel más rápido del mundo. La marca británica dice que la aceleración entre 40 y 120 km/h es igual de rápida con motor diésel que con motor de gasolina, siendo el W12 más rápido de 120 km/h en adelante. El consumo medio de combustible declarado es de 7,3 l/100 km. Esto último habrá que verlo…

Las primeras unidades llegarán a principios del año que viene a España, donde no sólo será más barato en su precio base con respecto a la versión de gasolina, sino que además pagará menos Impuesto de Matriculación y eso en un coche de más de 200.000 euros es digno de tener en cuenta.

¿Ves como había más motivos para comprarlo?

Lecturas recomendadas