‘La bestia’ del presi de los EE.UU pillada con camuflaje

Tranquilo, no es un nuevo ‘Caso Lewinsky’, es que el Cadillac One o ‘La bestia’, como popularmente se conoce al coche presidencial, ha sido pillado en unas fotos espía realizando pruebas de su nueva versión.

La Bestia, el coche de Obama

Hillary Clinton o Donald Trump disfrutarán de un coche presidencial aún más seguro cuando ganen las elecciones. Sí amigos, el Cadillac One también se renueva y necesita mejoras como cualquier utilitario del mundo del automóvil.

Los detalles en torno a los coches blindados del Presidente de los EE.UU son siempre pocos y no con demasiada información como era de esperar, pero unas fotografías espía del Cadillac One revelan que General Motors está de pruebas en Milford, Michigan, con la que será la próxima versión de ‘La Bestia’ o Limo One.

Justo a tiempo de que sean las elecciones presidenciales, que como te decía antes se disputarán la candidata demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.

El Cadillac One tiene aspecto de la típica berlina americana grande, pero su fortaleza y tamaño descomunal salen de que emplea como plataforma el bastidor de una pick-up de Chevrolet. Tiene que ser así de grande para albergar todas las protecciones y blindajes necesarios que un coche de sus características necesita. Sus ruedas, casi de camión, tienen ese tamaño porque ‘La Bestia’ pesa alrededor de siete toneladas y eso no lo soportaría cualquier neumático.

En comparación con el anterior modelo que hace semanas visitó España, éste adopta los rasgos propios de los actuales modelos de Cadillac. Las luces son ahora verticales y la parrilla delantera también ha sido rediseñada. General Motors ya presentó en 2009 el que sería entonces el nuevo coche de Barack Obama y dijo en su momento que se había diseñado para que se pareciera al Cadillac STS y al Cadillac DTS (ninguno de los dos se vende ya).

Cadillac ofreció pocos detalles por aquel entonces y en un escueto comunicado de prensa de 2009 decía que “el coche ha sido diseñado, desarrollado y probado por especialistas bajo un montón de especificaciones. Se sometió a un régimen de pruebas extremas para garantizar un rendimiento que alcanzara los requisitos precisos”.

Otro comunicado de prensa del Servicio Secreto era igual de vago en cuanto a información se refiere. “A pesar de que muchas de las mejoras en seguridad no pueden ser reveladas, podemos afirmar que los sistemas de comunicación codificada y seguridad de este coche, lo convierten en el vehículo de protección con la tecnología más avanzada del mundo”.

El nuevo Presidente de los EE.UU se conocerá en enero de 2017 y seguro que para esa fecha ya hay nueva limusina presidencial. Quizás puedas ver algo parecido en un concesionario de Cadillac. Hasta entonces, puedes ver las fotos espía del Cadillac One aquí.

Lecturas recomendadas