Pasar al contenido principal

Los cinco vicios que debes tener si eres un (auténtico) petrolhead

Si te reconoces en alguno de ellos, háztelo mirar...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Tras contarte cuáles serían tus coches de boda ideales o tus propósitos de Año Nuevo, vamos a hacer un repaso por los cinco vicios de un petrolhead, los principales, aquellos que todos tienen (tenemos). Así sabrás distinguir a un petrolhead de verdad de otro ‘de palo’, ya sabes, esos que van de boquilla y, cuando preguntas, no saben qué es un track day. O unas tanditas, para entendernos. Así que echa un vistazo a nuestra lista y dinos si te reconoces en alguna de estas características. O en un par. O en todas. Bien.

Mirar anuncios de coches

Vicios de petrolhead: anuncios de coches (II)

Puede que no llegues a comprártelos, pero ahí están. Da igual que sean cacharros, auténticas chatarras o superdeportivos: se ponen a la venta y podrían interesarte. Por eso es bueno navegar constantemente por este tipo de páginas. Nunca se sabe, ¿verdad? Oh, han pasado ya cinco minutos desde la última vez que entraste… deberías volver por allí; quizá haya nuevas ofertas…

Tener el vehículo ‘niquelado’

Vicios de petrolhead: el coche, niquelado (II)

¿Queréis hijos petrolhead? Padres, aquí tenéis la solución.

Es tu coche y no hay nada más importante en el mundo, por eso es necesario tenerlo perfecto. No hablamos sólo de lavarlo y aspirarlo cada fin de semana, ¿verdad? No, tú sabes que ir un poco más allá marca la diferencia: lo has vuelto a pintar para que no se vea esa muesca minúscula y has buscado posibles piezas de repuesto en un desguace… por si acaso hay que sustituir las que tiene.

Do it yourself

Vicios de petrolhead: reparar tu coche (II)

No se trata de que tu vehículo esté de catálogo, sino del orgullo que supone saber que tú eres el responsable de esa perfección. ¿Arreglar el elevalunas eléctrico? Cosa de principiantes. ¿Reparar la tapicería? Sencillísimo. ¿Petrolear el motor? Eso hay que dejarlo para un fin de semana especial y plantearlo con mimo, ya que va a ser el mejor plan de este año…

Hacer tandas

Vicios de petrolhead: tandas en circuito (II)

No hablamos del gimnasio, desde luego. Para un petrolhead, ‘tanda’ significa ‘ve a un circuito y da tantas vueltas como te lo permita tu presupuesto’. Así que has engañado a otros colegas tan petrolheads como tú y aquí estáis, dispuestos a pasarlo como en la vida. Por segunda vez este mes.

Plantearte una competición seria

Vicios de petrolhead: pensar en competir (II)

No lo niegues: has pensado en competir, en medir tus habilidades a las de otros petrolheads. Y si es en una carrera que implique vehículos clásicos, mejor, porque sabes perfectamente que lo que otros consideran ‘coches viejos’ son, en realidad, exigentes máquinas con su conductor, sin ayudas que dulcifiquen sus errores. Así que estás planteándote el Mongol Rally, como poco. O una excursión a Teruel. Pero cronometrada.

Lecturas recomendadas