Uno de los coches más locos de Australia deja de producirse

Ford cerrará su fábrica en Australia y el último Ford Falcon Ute ha salido de su línea de montaje. En octubre de 2016 echarán el cierre después de 90 años.

Ford Falcon Ute

Hace tres años Ford anunció que cerraría su fábrica en Australia y esta misma semana ha salido de ella la última unidad del Ford Falcon Ute, su coche más representativo en el país Aussie.

Después de 479.000 unidades desde que se empezara a fabricar allá por 1961, el último Ford Falcon Ute ha sido en concreto un XK6 de color blanco. El último Ford de Australia saldrá de la fábrica el 7 de octubre.

Este pick-up ha cumplido durante más de 50 años con los requisitos que buscaban sus potenciales compradores: combinaba las comodidades de un coche con la capacidad de carga de una furgoneta.

Ford Australia citó las difíciles condiciones del mercado y los altos costes de fabricación como principales razones para terminar con la producción de vehículos allí. El cierre de la planta de Broadmeadows y la de motores de Geelong pondrá a alrededor de 1.200 personas en el paro.

Y aquí no acaban las malas noticias, porque Ford no es el único fabricante de automóviles que dejará la producción de vehículos en Australia. Por ejemplo, su mayor rival, Holden (filial australiana de General Motors), planea dejarlo a finales de 2017 lo que podría poner a 2.900 personas en la calle. Además, Toyota tiene la intención de dejar de fabricar el Camry allí en 2017, lo que afectaría a 2.500 trabajadores más. Muy malas cifras para el mercado australiano y sobre todo para los datos de paro del país.

Lecturas recomendadas