Comparativa exprés: Mini Cabrio vs. Mazda MX-5

¿Qué descapotable de 25.000 euros gana en la relación precio/diversión?

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Texto: Ollie Kew/Fotos: Simon Thompson

Hacía tiempo que teníamos ganas de enfrentar estos dos pesos pesados en el mundo de los coches descapotables: el Mini Cabrio contra el Mazda MX-5. Ambos modelos son preciosos, adorables y simpáticos; sólo hay que fijarse en las caras de los peatones cuando se cruzan con ellos. Pero, a la hora de conducirlos (que es lo que nos interesa aquí), ¿cuál de ellos es más divertido?

En principio, el Mini Cabrio tiene mucho ganado: no es un roadster puro, pero sus cuatro plazas lo hacen más utilizable (ejem. Si es que tienes huevos te atreves a pedir a alguno de tus amigos que se encaje en los asientos traseros). Y, sobre todo, cuenta con un chasis que ofrece sensaciones parecidas a las que tendrías en un kart, por lo que hará tus delicias en las zonas con curvas. La dirección acompaña estas impresiones, su motor tricilíndrico y su cambio… no tanto.

El Mazda MX-5 contraataca con su techo manual, que los puristas adoran, una mecánica que encaja mejor con lo que estamos buscando y una imagen más afilada (aunque la del Mini cuenta con millones de seguidores por su aire retro, precisamente). Pero su comportamiento tiene luces y sombras que desgranamos en uno de los apartados de la galería que ves sobre estas líneas.

En el resto de esta comparativa del Mini Cabrio contra el Mazda MX-5 nos dedicamos a analizar otros aspectos básicos de estos descapotables tan llamativos, bastante asequibles y muy molones. Hasta damos un ganador claro, sin quedarnos en medias tintas. Y todo, en cómodos párrafos que no te robarán mucho tiempo. Es lo que tienen las comparativas exprés.

Lecturas recomendadas