Pasar al contenido principal

La DGT recuerda cómo debes colocar los espejos retrovisores

La DGT recuerda cómo debes colocar los espejos retrovisores

Son una pieza esencial de nuestro coche porque su función es vital para nuestra seguridad vial y la del resto de usuarios de la vía. Nos proporcionan información visual de manera constante mientras estamos al volante y, sobre todo, nos dan una visión fundamental de la zona trasera del vehículo. Razones por las que la DGT recuerda cómo debes colocar los espejos retrovisores.

La Dirección General de Tráfico establece que para circular es obligatorio tener en óptimas condiciones dos de los tres retrovisores que tiene el vehículo: el interior y el exterior izquierdo. Con la ley a la vista es posible conducir con el derecho roto o deteriorado, pero las autoridades recomiendan repararlo cuanto antes.

 

La razón de este consejo es sencilla: estos espejos tienen como misión informarnos de lo que ocurre alrededor del coche cuando circulamos, pero, sobre todo, de eliminar los ángulos muertos. Se trata del espacio lateral que se produce cuando el vehículo está en el espacio de visión máximo que posee un humano y el ángulo que permiten los propios retrovisores.

 

Cómo ajustar los espejos retrovisores

Para evitarlos, hay que ajustar los retrovisores y debemos hacerlo antes de ponernos en marcha: colocar los espejos mientras conducimos es una fuente de distracciones. Regularlos correctamente nos proporcionará una mejor visión trasera y lateral ayudando a que nuestra conducción sea más segura. ¿Cómo debes colocar los espejos retrovisores? Toma nota.

  • Espejo retrovisor interior: tienes que centrarlo con la luna trasera del coche para poder observar qué ocurre detrás del vehículo.
  • Espejos retrovisores exteriores: ábrelos lo máximo posible hasta que veas lo mínimo posible de tu carrocería.
 

Para comprobar si los has ajustado correctamente, cuando estés conduciendo y un coche se aproxime a ti por detrás deberías verlo en primer lugar por el espejo interior. Cuando cambie de carril, irá desapareciendo de este retrovisor para aparecer en el exterior. La clave está en que esta transición debe hacerse sin retrasos ni saltos, es decir, no deberías perder de vista en ningún momento la imagen de ese vehículo.

Un recordatorio: el asiento

Colocar correctamente los espejos retrovisores requiere otros ajustes que muchos conductores pasan por alto: el del asiento es uno de ellos. Antes de manipular los reglajes de estos espejos, regula tu asiento para tener la espalda totalmente apoyada en el respaldo: desde ahí, la visión hacia los espejos debe ser completa permitiendo que, al mismo tiempo, tu pie izquierdo llegue sin problemas hasta el pedal del embrague.

Etiquetas:

DGT

Y además

Buscador de coches